Hacienda

101 buenas ideas, buenas noticias para enfrentar la crisis


La crisis generada por el contagio del Covid-19 no nos puede detener, aquí le decimos el por qué

Los supermercados se comprometieron a adoptar medidas, como la desinfección para proteger la salud de sus clientes y empleados

Heidy Monterrosa - hmonterrosa@larepublica.com.co

Desde que inició la propagación del Covid-19 y se conoció lo fácil que puede llegar a contagiarse, en todos los países en los que se han presentado casos, una de las primeras reacciones de las personas ha sido correr a los supermercados y farmacias más cercanos para abastecerse de bienes de primera necesidad como alimentos y productos de aseo.

Este comportamiento ha sido la constante porque ante una cuarentena o un toque de queda, los hogares quieren contar con todos los insumos posibles, para que no les falte nada en caso de que no puedan salir.

Si bien esta reacción supone un reto para los supermercados, farmacias y tiendas de barrio, pues sumada a la disminución de la producción puede llevar a un desabastecimiento, también se ha convertido en una oportunidad para que los grandes y pequeños comercios trabajen mancomunadamente.

“Esta situación se ha convertido en una oportunidad para que las empresas similares o del mismo sector no compitan, sino que se vuelvan cooperantes. Ha servido para compartir problemas y soluciones”, dijo Jaime Alberto Cabal, presidente de la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco), quien agregó que este es un aprendizaje no solamente para tiempos de crisis, sino también para las “épocas normales”.

En este espíritu de organización y de trabajar juntos, Fenalco y comercios como Éxito, Olímpica, Jumbo, D1, Ara, Carulla, Alkosto, Makro, Price Smart, La 14, Metro, Super Inter, Surtimax, Surtimayorista, Falabella, Homecenter Sodimac, SAO, Easy, Flamingo, Colsubsidio, Cafam Droguerías, Cruz Verde, Eticos, Coopidrogas, Farmatodo, Locatel y Fenaltiendas realizaron el ‘Acuerdo de autorregulación del comercio colombiano para el adecuado manejo de la emergencia para el Covid-19’, el cual se firmó la semana pasada.

Con esta medida, el gremio y las empresas se comprometieron a proteger la salud pública de los colombianos, y a garantizar la seguridad alimentaria, el abastecimiento de productos de primera necesidad y a preservar el empleo y la actividad económica.

Esto último es bastante importante, pues el comercio organizado genera 29,1% del total del empleo urbano de Colombia. Para cumplir con estos compromisos, quienes firmaron la carta implementarán varias medidas.

Por el lado de la salud e higiene personal y colectiva en los comercios y en los lugares de su cadena logística, las empresas señalaron que dispondrán de todos los elementos de protección necesarios para sus colaboradores, quienes también tendrán que cumplir con las disposiciones y recomendaciones de aseo personal que han comunicado las autoridades sanitarias.

Además, los establecimientos están trabajando en el fortalecimiento de las medidas de aseo y desinfección permanentes en puntos de venta, zonas comunes, baños, carritos y canastillas de mercado, góndolas, puntos de pago, pasamanos de escaleras y lugares de alto contacto como botones eléctricos.

LOS CONTRASTES

  • Jaime Alberto CabalPresidente de Fenalco

    “El horario especial para mujeres embarazadas y adultos mayores también es un aprendizaje para cuando acabe esta crisis. Se podría seguir implementando”.

Así mismo, han redoblado esfuerzos para, después de la hora de cierre y antes de la apertura, realizar labores de limpieza y desinfección profunda en sus instalaciones.

“Una vez superemos la situación actual, todos estos procesos de desinfección se podrán hacer parte de la rutina, pensando en el bienestar de los colaboradores y generando un valor agregado para los clientes”, dijo Cabal.

En el acuerdo también se estableció que se recomendará tanto a empleados como clientes que tengan gripa, así sea leve, se queden en casa. También se ubicarán geles y elementos de limpieza para el uso continuo de empleados y clientes, así como se desarrollarán elementos de comunicación sobre medidas preventivas, en las que se recuerde especialmente el lavado de manos y el cuidado del adulto mayor.

Por el lado del abastecimiento, los establecimientos se comprometieron a adoptar las medidas internas necesarias para hacer reposiciones permanentemente.

“Entre las tiendas también se ha generado una dinámica de apoyo en caso de que falte mercancía, pues si en alguna escasean productos, otras que tienen más stock le han enviado. Todo pensando en lo mejor para el consumidor”, mencionó Cabal.

Juan Esteban Orrego, director de Fenalco Bogotá, también expresó que se han recibido propuestas de proveedores de restaurantes y colegios que tienen grandes stock de perecederos y que por la coyuntura no están vendiendo. “Hay oportunidades en todas partes, así como ganas de colaborar”, dijo.

Para que no se acaben los productos, los comercios han hecho un llamado a la mesura y a pensar en el otro, para que los clientes adquieran un número adecuado de productos. También se han dirigido a todos los integrantes de la cadena de abastecimiento para que no hayan incrementos desmedidos en los precios ni especulaciones.

Para evitar congestiones al momento de comprar, en el acuerdo también se estableció que las grandes superficies permitirán simultáneamente un cliente por cada cinco metros cuadrados del área de ventas, mientras que en minimercados, tiendas de barrio y droguerías se permitirá simultáneamente un cliente por cada tres metros cuadrados. En los puntos de pago, se deberá guardar una distancia mínima de un metro.

Por último, para proteger a población vulnerable, como embarazadas y adultos mayores, el comercio de alimentos acordó que dedicará una hora y media desde su hora de apertura a atenderlos exclusivamente.