Fenalco Nacional afirmó que la cifra de mermas en 2019 ascendió a $589.747 millones, mostrando un aumento de 7,8% frente a 2018 cuando estuvo en $546.719 millones

Laura Neira Marciales - lneira@larepublica.com.co

Fenalco Nacional dio a conocer los resultados de la edición 18 del censo nacional de mermas, mostrando que los robos hormiga en el comercio alcanzaron $589.747 millones en 2019, lo que significó un aumento de 7,8% frente a 2018 cuando se registraron $546.719 millones.

Leonardo López, director comercial de We Team Colombia, resaltó que “para entender la magnitud, podemos decir que con este dinero se pudieron haber cubierto 34.602 puestos de trabajo durante todo un año, con todas las prestaciones; también se habrían podido construir 16.026 viviendas de interés social en estrato uno”.

El año pasado la merma conocida fue de $341.292 millones, 57,87% del total, mientras que la desconocida representó $248.455 millones, (42,13%). En 2018, la merma conocida estuvo en $308.693 millones, que representó 56,46% del total y la desconocida, que fue 43,54% del total, alcanzó $238.026 millones.

Jaime Alberto Cabal, presidente de Fenalco Nacional, explicó que “los robos, los fraudes de proveedores, y los errores administrativos le costaron a los supermercados $248.000 millones en 2019, esto representa un pequeño incremento de 4,2% frente al año anterior cuando la pérdida fue de $238.000 millones”.

Durante 2019 se detectaron 146.308 robos, 2,5% menos que en 2018 cuando se presentaron 150.012 casos. Los robos internos en las compañías se redujeron 60% pasando de 7.700 en 2018 a 3.101 el año pasado. Cabal afirmó que esto podía deberse al establecimiento de mecanismos de control, a la dificultad en el acceso de bandas organizadas al interior de las empresas, así como a las políticas internas y a una mayor fidelidad de los empleados con las compañías.

Este tipo de robo representó una pérdida de $69.237 millones, de los cuales 75% se debió a robos individuales, que sumaron $43.520 millones; mientras que el restante fue por robos organizados y sumó $25.716 millones.

Los robos externos, que son los que realizan los clientes, vieron un aumento de 1%, al pasar de 142.312 casos detectados en 2018 a 143.207 en 2019. Estos casos llegaron a $96.026 millones, de los cuales 37% vino por robos individuales que sumaron $35.666 millones; y 63% fue por robos organizados por un monto de $60.359 millones.

LOS CONTRASTES

  • Jaime Alberto CabalPresidente de Fenalco

    “Los robos, fraudes de proveedores, y errores administrativos le costaron $248.000 millones en 2019 a los supermercados. El año anterior fueron de $238.000 millones”.

Los productos más robados, según el censo realizado por Fenalco, fueron las gaseosas, el atún o enlatados y los licores. Durante 2018, el top tres era liderado por el atún o los enlatados, las gaseosas y las golosinas en minigóndolas.

Los robos de alimentos perecederos representaron 42,69% del fenómeno durante 2019, sumando más de $251.782 millones. Por su parte los robos de no perecederos fueron 57,31% del total de hurtos, y significaron una pérdida de $337.964 millones para las compañías.

Las modalidades más comunes de robo

El censo develó que la modalidad más común en el robo externo es ocultar mercancía en prendas, bolsos y carteras (17,6%), seguido por la sustracción de productos en la mano aprovechando que en los establecimientos ya no se entregan bolsas plásticas (17,4%), y la sustracción en bolsas de aluminio (12,7%).

En cuanto al robo interno, se vio que la modalidad más común es sacar la mercancía camuflada en ropa o maletines (13,6%), por medio de los cajeros, que son mercancías que salen pero no se registran (12%), y el consumo de productos en la tienda (10%).