La empresa, con 543 tiendas físicas, señaló que la crisis económica por la pandemia afectó sus finanzas, pero aún sigue siendo viable

Juan Sebastian Amaya

Hace tres años, Tostao’ abría su tienda número 100 en Colombia en medio de una estrategia agresiva de apertura de puntos físicos y con la promesa de tener un concepto de locales “que no tienen estratos”.

Ahora, ya con 543 puntos de venta, en medio de la crisis generada por el covid-19 y denuncias de arrendatarios sobre el no pago del arriendo de algunos locales, la cadena anunció que el pasado 26 de junio le solicitó a la Superintendencia de Sociedades entrada al proceso de reorganización de emergencia que permite el Decreto 560 de 2020, con el fin de buscar soluciones para el pago y cumplimiento de las deudas de la empresa con sus acreedores.

A pesar del impacto que puede tener esta decisión frente a sus usuarios, acreedores y proveedores, el orientador general de Tostao’, Helder Jacinto, aseguró que la medida está diseñada para la recuperación de la compañías que aún continúa con una proyección de mercado viable, a pesar de su problema actual de liquidez, por lo que se comprometió con cumplir con sus obligaciones.

“Es importante aclarar que el inicio de este proceso evidencia la viabilidad de la empresa y la continuidad del desarrollo de su objeto social. Conforme a lo anterior, Tostao’ se compromete con cada uno de sus acreedores, a que una vez sea admitida por la Superintendencia al proceso de negociación, se comunicará directamente con cada uno de ellos, con el fin de informar cómo se desarrollará el proceso y la definición del pago de las obligaciones pendientes a la fecha”, dijo.

Durante la cuarentena, la compañía, que genera 3.500 empleos directos, anunció una alianza con Justo & Bueno y Farmalisto con el fin de preservar los puestos de trabajo de al menos 400 de sus empleados y fortalecer el servicio al cliente en alta demanda por la crisis del covid-19.

El objetivo era que los empleados de Tostao’ que no pudieran asistir a las tiendas, suplieran las necesidades de servicio al cliente y domicilios de salud. Incluso, en el caso de Farmalisto, esta asumiría la carga salarial y prestacional de los empleados contratados por la cadena de café y pan.

Otras de las medidas que la empresa tomó en los últimos meses para alivianar la crisis fueron la apertura de una línea de negocio de canasta básica; la implementación de una línea especial de venta institucional y mayorista; el servicio de ‘call center’ para domicilios desde sus puntos de venta físicos; y también estableció convenios con Domicilios.com y Rappi para atender los pedidos con mayor cobertura y agilidad.

Según el director jurídico de Asobares, David Contreras, esta es otra de las grandes pruebas de la crisis que afrontan las empresas de alimentos, los restaurantes y bares.

“La decisión de Tostao’ refleja la crisis por la que están atravesando todos los comerciantes y empresarios del país. Esto no es que se haga por voluntad propia, sino que la misma situación obliga a que se tomen estas medias extremas porque no hay más salidas de sobrevivir”, comentó.

Por lo anterior, aunque directivo resaltó las medidas que el Gobierno ha emitido en favor de los empresarios, como los subsidios para el pago de nóminas y prima, advirtió que si la administración nacional no aumenta sus ayudas y auxilios para el sector, habrá varias noticias similares por parte de pequeñas, medianas y grandes empresas del país que continuarán ampliando la problemática de desempleo y desigualdad por falta de oportunidades para enfrentar la coyuntura.

“Esto también ocurre cuando las medidas del Gobierno resultan insuficientes porque se tiene que, popularmente, echar mano a esta reorganización empresarial o, incluso, al proceso de liquidación, para sanear las obligaciones que se tienen con los empleados y acreedores. Las medidas no llegan a sanear la situación completa, han favorecido al empresariado, pero no han sido suficientes”, comentó.

LOS CONTRASTES

  • Helder JacintoOrientador general de Tostao’

    “Les pedimos a todos los colombianos que continúen confiando en nosotros. Estamos seguros de que la contingencia pasará y que saldremos fortalecidos”.

Otras empresas del sector le piden al Gobierno retoma de actividades
A través de redes sociales, varios restaurantes y compañías de venta de alimentos le solicitaron al Gobierno la aprobación de los diferentes protocolos que ya adelantan para que se pueda efectuar la reapertura de sus negocios lo más pronto posible.

Juan Manuel Barrientos, fundador y chef ejecutivo del restaurante El Cielo, es quien lidera la iniciativa que busca lograr una mesa de trabajo con la Presidencia de la República que les permita trabajar en la reapertura y recuperación económica de la industria de restaurantes en Colombia.