viernes, 20 de marzo de 2020

Ahora que el COVID-19 ha cambiado el ritmo de nuestras vidas, el uso de la tecnología y el buen servicio al cliente se convierten en una necesidad prioritaria en el mundo empresarial

LR

La situación por la que hoy atravesamos obliga a las empresas a ofrecer a sus clientes un servicio constante y de óptima calidad. Una crisis no debería tomarnos por sorpresa si existen acciones preventivas, protocolos y políticas previamente establecidas.

Un ejemplo de lo que viven varias de las empresas desarrolladoras de software del país, es Heinsohn, en la actualidad contamos con más de 1.000 clientes, a quienes ofrecemos soluciones para el sector financiero, soluciones ERP (Enterprise Resource Planning), CRM (Customer Relationship Management), e-commerce, ingeniería de software, soluciones de gestión de talento humano y servicios de consultoría.

Los sistemas que nuestros clientes han adquirido con Heinsohn, son el corazón de su operación, ya sea para su propia gestión empresarial, la administración de su talento humano o el relacionamiento con sus propios clientes, en cualquiera de estos casos, nuestro soporte y servicios son cruciales para que la continuidad de su operación no se vea afectada.

En Heinsohn, ya contábamos con la experiencia de muchos años de trabajo con fábricas de desarrollo de software remotas y descentralizadas a lo largo del país, lo cual nos ha permitido madurar nuestras metodologías, el modelo de trabajo y nuestros esquemas de comunicación para el seguimiento de los planes de trabajo, esto junto con el modelo de mesas de soporte virtuales existentes para atender a nuestros usuarios en tiempo real, nos puso en la posición optima para adoptar la modalidad de home office inmediatamente y sin inconvenientes para nuestra operación y la de nuestros usuario.

Hoy contamos con más 800 colaboradores trabajando de forma remota, ha sido fundamental tomar decisiones ágiles y articular a todo el equipo para un mismo fin a pesar de que estemos cada uno en la casa, la semana pasada operamos de lunes a jueves con el 95% en home office y desde el viernes estamos el 100%, la infraestructura se había ajustado con la ampliación de canales, equipos portátiles, habilitación de plataformas para trabajo virtual y la disponibilidad y capacitación en herramientas para reuniones no presenciales, hoy trabajamos de manera virtual de la mano con nuestros clientes, para asegurar la permanencia de sus negocios.

Como empresa prestadora de servicios de software, sabemos que tenemos una gran responsabilidad en estos momentos en los que debemos pensar en el bien común. Nuestra principal preocupación es proteger a los empleados y sus familias, por lo cual cada empleado y gerente debe informar la situación de salud de cada colaborador y si hay algún riesgo en sus familias. También estamos en permanente contacto con nuestros clientes, asegurándoles el mismo servicio incluso comprometiéndonos con darles un servicio mejor en estos momentos tan difíciles, ofreciendo todo el apoyo que requieran.

Todos los empleados Heinsohn nos hemos comprometido a tener una mayor productividad y estamos en proceso de retroalimentación permanente para ir ajustando todos los días los procesos según como se va desarrollando la situación y seguiremos trabajando estratégicamente de forma solidaria y empática con nuestros clientes y equipo, esa es nuestra responsabilidad como empresarios colombianos.