La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Lina Orozco - lorozco@larepublica.com.co

Aun así, sus afinidades los condujeron a la ejecución de un ambicioso proyecto de emprendimiento tecnológico a la altura de las grandes plataformas de impulso existentes a nivel mundial.

Con una inversión aproximada de $350.000, Diego Fernando Avellaneda Torres y Juan Sebastián López Moscoso, ambos de 22 años, crearon ‘Sinistra’, una mano robótica que simula los movimientos de una extremidad superior humana. El nombre responde a la traducción al idioma italiano de la palabra “izquierda”.

“¿Por qué diseñar una mano izquierda y no una derecha?”. La inquietud resulta interesante para Avellaneda, que fue enfático al argumentar : “la mayoría de las personas tienen mayor habilidad con la mano derecha, la izquierda normalmente es un ayudante. Es lógico que, aún por precisión y por efectos sensoriales, es muchísimo mejor trabajar con la extremidad humana, por ello ‘Sinistra’ se trata de eso, de un ayudante, un apoyo”.

Fue precisamente ese el objetivo que los impulsó a desarrollar el artefacto que, según indicó López, se pensó con la intención de reemplazar el uso de esta extremidad en procesos industriales que generan riesgo de mutilación de miembros superiores de los operadores.

En este sentido, aunque ‘Sinistra’ inicialmente pretendía ser un elemento de asistencia en el campo de la ingeniería, los creadores coincidieron en que, en efecto, más adelante podría tener aplicaciones en las ciencias de la salud, a partir de un desarrollo más profundo en la parte ‘muscular’.

El proyecto
La puesta en marcha del proyecto arrancó hacia diciembre de 2014 y tuvo sus resultados en mayo del año siguiente.

Según relató Avellaneda, en la primera etapa del desarrollo se realizó el modelado 3D, que permitió arrojar un panorama para ubicarse espacialmente, es decir, con el fin de tener claridad de cómo podrían acomodarse cada uno de los componentes electrónicos del prototipo y posteriormente realizar la selección de dichos componentes para empezar a programar.

En principio se experimentó con el movimiento de un solo dedo, el índice; luego dicho movimiento fue replicado en el resto de dedos, con mayor complejidad en el pulgar, ya que éste tiene una mecánica diferente.

Los jóvenes están próximos a iniciar el séptimo semestre de ingeniería en la Universidad Javeriana, en Bogotá, pero pertenecen a programas académicos distintos (Avellaneda estudia Electrónica, mientras que López es de Sistemas), situación que les permitió complementar sus conocimientos para la creación del artefacto.

De esta manera, en cuanto a la distribución de las cargas de acuerdo a los dominios de cada cual, Avellaneda estuvo encargado del modelado 3D y del hardware, mientras que su compañero de ‘fórmula’ tuvo la misión de la programación del sistema (software).

En términos un poco técnicos, López explicó que la mano robótica imita el movimiento del usuario a partir de sensores de flexión, los cuales varían su resistencia dependiendo del ángulo. Estos se conectan de forma tal que pueda generarse un divisor de voltaje y el microprocesador identifica los diferentes valores de voltaje y los mapea para enviarlos a los servomotores. “El trabajo también incluyó optimizar el código para que el tiempo de respuesta existente entre la captura de datos del sensor y el movimiento del motor fuera de 10 mili segundos”, señaló López.

Es así como ‘Sinistra’ es capaz de extender y encoger sus dedos, de tal manera que puede agarrar objetos.

Proyección
“La industria de la robótica en Colombia es muy precaria, ya que, primero, es poco explorada, y segundo el acceso a la información sobre este campo es prácticamente nulo, no se cuenta con material de lectura pertinente al mismo”. La expresión de López recoge la percepción de ambos sobre las limitaciones para el desarrollo de esta disciplina en el país. 

Pese a ello, estos emprendedores continúan “escribiendo el guión” de sus vidas. Aunque terminaron de desarrollar el prototipo en los primeros meses de 2015, tienen claro que deben seguir dedicándole tiempo al perfeccionamiento de esta invención. 

Actualmente, de acuerdo con Avellaneda, el dúo trabaja en la posibilidad de que el aparato pueda ser manejado remotamente desde la web, es decir, que no tenga necesidad de estar conectado a un cable y que el usuario pueda utilizarla desde cualquier parte sin tener el artefacto cerca, a través de un dispositivo, que bien podría ser una cámara. 

En palabras de López, todavía les falta mucho por aprender y tecnificar. La idea a futuro se trata de adquirir mayor conocimiento que les permita desarrollar a profundidad la parte fisiológica de la mano para que esta, a su vez, se convierta en una gran opción como implante en personas que, debido a algún accidente, hayan perdido alguna de sus extremidades superiores.

Exaltación del proyecto en exposición
Con ‘Sinistra’, Juan Sebastián López y Diego Avellaneda participaron en la edición más reciente de ExpoElectrónica, evento organizado anualmente por la Facultad de Ingeniería de la Universidad Javeriana. En dicho certamen, los jóvenes fueron exaltados con un diploma y estos recibieron además un incentivo económico representado en bonos redimibles en el mismo centro de estudios superiores. La intención es continuar participando de este tipo de eventos.

Las opiniones Osvaldo de la Hoz H. 
Ingeniero Electrónico 

“Internet representa una herramienta invaluable para que jóvenes emprendedores nos atrevamos a innovar en el campo de las nuevas tecnologías”. 

Leonardo Funez D. 
Ingeniero Desarrollador Web 

“Aunque el Gobierno está empezando a apoyar programas de impulso, ser emprendedor en tecnologías en Colombia está más ligado a la iniciativa propia de cada joven”.