martes, 27 de octubre de 2015
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Bloomberg

El fabricante de relojes de lujo -algunos vinculados a la franquicia de las películas de James Bond- que vende un promedio superior a los US$6.000- está tratando de atraer a los consumidores más jóvenes. Más de la mitad de los que tienen entre 16 y 34 años usan el teléfono móvil como su principal forma de saber la hora, según una encuesta YouGov.

“Para mí, es un reto mayor que los relojes inteligentes: garantizar que lleguemos a ellos con un producto que tiene la imagen de ser el tipo de mundo de sus padres”, dijo Urquhart en una entrevista en Zúrich.

Los fabricantes de relojes suizos enfrentan una lista cada vez mayor de desafíos: medidas enérgicas contra el gast en China que ya llevan tres años, el avance del franco suizo y la competencia del reloj inteligente llegado de Apple Inc.

Atraer clientes más jóvenes constituye un elemento clave de la estrategia de la empresa, que es propiedad de Swatch Group AG. Las exportaciones de relojes suizos cayeron 7,2% en el tercer trimestre, su mayor declinación desde 2009.

El fabricante de relojes seleccionó a Eddie Redmayne, un actor del Reino Unido de 33 años ganador de un Oscar, como embajador de la marca en mayo para sumarse a George Clooney, que tiene 54, y a Nicole Kidman, de 48. La afiliación de Omega con la franquicia James Bond, para la cual está vendiendo este años dos ediciones limitadas, también ayuda porque el agente 007 es atractivo para los ‘millennials’ pese a las seis décadas, dijo Urquhart.

Omega no ha cerrado la puerta a la idea de agregar funciones electrónicas a sus relojes, posiblemente en modelos ligados a Bond o a los Juegos Olímpicos, de los que es cronometrador oficial, dijo Urquhart. En las películas de espionaje, los relojes de la marca exhiben artilugios como ganchos.