.
EMPRESAS

Porsche Cayenne SE-Hybrid: salto cualitativo en eficiencia

martes, 28 de octubre de 2014
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Ripe

La entrada de Porsche en la competición de resistencia cuya carrera por excelencia son las 24 Horas de Le Mans está sirviendo a la firma como un auténtico banco de pruebas para sus vehículos de producción en serie.

La firma de deportivos participó este año con el 919 Hybrid que se quedó a dos horas de ganar la mítica carrera francesa en su retorno al mundial de resistencia. Con la energía que recupera un 919 Hybrid durante las 24 Horas de Le Mans, un Volkswagen Golf eléctrico podría ir de Nueva York a Los Ángeles.

Este desarrollo está haciendo que en poco tiempo las mejoras en la hibridación de los modelos que Porsche fabrica en serie sean notables, ya que el Cayenne SE Hybrid supera con creces la eficiencia del Cayenne aparecido en el mercado hace cuatro año. Y no sólo eso sino que deja atrás al propio Panamera híbrido que ha sido renovado hace apenas unos meses.

En 2010 Porsche lanzó al mercado sus dos primeros vehículos híbridos, el Cayenne y el Panamera, al mismo tiempo que empezaba a competir con un 911 GT3 equipado igualmente con ese sistema de propulsión, pero optimizado al máximo para las necesidades de las carreras. Iniciaba así una era hasta entonces inexplorada para la marca o, dicho con más exactitud, que nunca antes había visto la luz fuera de sus centros de investigación y pistas de prueba.

El potencial mostrado por estos modelos, así como las cada vez más estrictas legislaciones en materia de emisiones contaminantes, han hecho que se multipliquen los esfuerzos para desarrollar esta tecnología, la más realista hoy por hoy para poder cumplir con las restricciones impuestas por los gobiernos de los países más avanzados.

El siguiente paso llegó en 2013, cuando empezó la comercialización del Panamera SE-Hybrid, con el que la firma de Stuttgart se estrenaba en el campo de los híbridos enchufables. Ahora, le toca el turno al Cayenne SE-Hybrid, que básicamente emplea la misma tecnología y motores, tanto de gasolina como eléctrico, que su hermano, pero que en apenas unos meses ya supera la capacidad energética de las baterías usadas por éste: 10,8 kilowatios por cada hora de funcionamiento frente a los 9,4 del Panamera.

Avance significativo
Sin embargo, a quien ha dejado obsoleto el nuevo Cayenne híbrido enchufable en poco más de tres años es al S Hybrid que le precedió. La primera gran ventaja es el empleo de unas baterías de iones de litio en lugar de las de niquel-metal. Luego, la potencia del motor eléctrico ha pasado de 46 a 95 caballos. Pero lo más relevante es su mayor capacidad para almacenar electricidad, por las características propias de las nuevas baterías y gracias a la posibilidad de conexión a la red.

Con todo ello los consumos y emisiones se reducen a bastante menos de la mitad: la versión de 2010 gastaba de media 8,2 litros por cada 100 kilómetros recorridos, el equivalente a 193 gramos/kilómetro de CO2, mientras que las cifras del recién presentado son de 3,4 l/100 km y 7,9 g/km, respectivamente. Y, por si fuera poco, en el apartado de prestaciones también obtiene valores sobresalientes, pues pasa de 0 a 100 km/h en 5,9 segundos y llega a una velocidad máxima de 243 km/h.

Si utilizamos el modo eléctrico puro esa velocidad máxima es de 125 km/h, con una autonomía que puede extenderse a los 36 kilómetros si hacemos una conducción eficiente y el recorrido lo permite. Para recargar por completo las baterías son necesarias tres horas y media conectando el coche a una red doméstica, pero ese tiempo se reduce a menos de hora y media si empleamos una red de alta tensión, donde puede enchufarse con un cargador opcional específico.

Un bloque eficiente
El grupo propulsor del Cayenne S E-Hybrid está compuesto por un motor de combustión de 6 cilindros en V y 3 litros, más un motor eléctrico con el que trabaja en paralelo. Entre ambos logran una potencia de 416 caballos y un par máximo de 590 Nm, éste último disponible ya a 1.250 revoluciones, lo que hace que la respuesta del coche sea muy buena casi desde el ralentí, algo que además supone una sensación cómoda y agradable para quien está al volante.

Todo el complejo sistema de gestión que controla el funcionamiento armónico de esta mecánica permite que podamos seleccionar diferentes modos de conducción, según nuestras preferencias de cada momento. Con el E-Power sólo funciona el motor eléctrico y, por tanto, no hay más ruidos que los aerodinámicos y de rodadura y las emisiones y consumo de combustible son nulas. Al seleccionar la posición Hybrid, la electrónica se ocupa de optimizar la combinación de ambos propulsores, para lograr la mayor eficiencia preservando siempre algo de batería. Por el contrario, en el modo Sport priman las prestaciones, por lo que el motor eléctrico apoya lo más posible al de combustión para obtener mejores aceleraciones, una filosofía que aún es más acusada al apretar el botón Boost, donde a partir de un 80% del recorrido de acelerador ambos propulsores empujan al máximo de lo que se solicita. Por último, existe una quinta opción, E-Charge, para recargar las baterías y en la que el motor eléctrico actúa como generador, aprovechando parte de la energía que entrega el de combustión, además de aquella que se regenera en las frenadas.

Estas combinaciones tan sofisticadas son imperceptibles para el conductor, quien sólo sabrá de qué forma está trabajando el sistema si selecciona las pantallas del cuadro de instrumentos o de la consola central donde se pueden ver los esquemas de funcionamiento, la reserva de batería disponible o la autonomía restante.

La caja de cambios Tiptronic S de ocho marchas también ha sido adaptada para este modelo, de manera que utiliza distintas estrategias en función del modo elegido por la persona al volante y dependiendo del tipo de conducción que esté realizando en cada momento.

Porsche considera la tecnología híbrida enchufable como la más adecuada que existe hoy por hoy para obtener un rendimiento eficiente y deportivo, dos variables imprescindibles en cualquier coche de la marca y que ellos resumen como "prestaciones inteligentes".

La competición, clave en las pruebas
Porsche está logrando una rapidísima evolución tecnológica para los híbridos enchufables, un campo en el que de cara al futuro jugará un papel clave la experiencia que van adquiriendo en el mundo de la competición, donde los pasos que se dan son gigantescos y en un tiempo bastante menor. Desde este año el constructor alemán está participando en el Campeonato del Mundo de Resistencia con un vehículo denominado 919 Hybrid. Este certamen supone un reto equiparable al de la Fórmula 1 desde el punto de vista técnico e, incluso, va un paso más allá, al exigir un consumo máximo de combustible por vuelta, que puede complementarse con la energía eléctrica que el propio vehículo es capaz de regenerar para utilizarla como potencia extra.

Porsche ya puso a la venta a principios de 2014 un coche de producción limitada, el 918 Spyder, que es uno de los mejores ejemplos de prestaciones estratosféricas con unos consumos y emisiones de pequeño utilitario, una combinación asombrosa que se logra gracias a los diferentes modos de conducción que ofrece. Unas pocas cifras ilustran estos conceptos aparentemente contradictorios: con sus 887 caballos de potencia, es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 2,6 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 345 km/h, mientras que su consumo medio puede llegar a los 3 litros por cada 100 kilómetros recorridos, con emisiones de CO2 de 70 gramos/kilómetro.

Por su parte, el 919 Hybrid de competición es el único prototipo que, además de recuperar energía de la frenada, también lo hace por medio de la termodinámica, aprovechando los gases de escape eliminados por la válvula de sobrepresión del turbo (wastegate) en máxima aceleración. Como ejemplo de la eficiencia de este coche, Porsche afirma que la cantidad de energía recuperada por él en una carrera como las 24 Horas de Le Mans serviría para que una bombilla de 60 watios iluminara durante 10.000 horas, o para que un Volkswagen Golf eléctrico pudiera recorrer la distancia de 4.733 kilómetros que separa Nueva York de Los Ángeles.

Los primeros Cayenne S E-Hybrid llegan a los concesionarios españoles a finales de este mes de octubre de 2014, a un precio, con impuestos incluidos, de US$108.500. 

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE EMPRESAS

Turismo 26/02/2024 Ocupación hotelera bajará más de dos puntos porcentuales entre enero-marzo de 2024

José Duarte, presidente de Cotelco, aseguró que, si la cifra no cae como lo previsto, los números serán similares al año pasado

Contenido patrocinado 28/02/2024 El proyecto Atherolab busca transformar la forma en que se reporta el perfil lipídico

La iniciativa busca impactar positivamente el diagnóstico y control adecuado del colesterol LDL logrando una aproximación integral del riesgo cardiovascular

Comercio 24/02/2024 Mallplaza prepara su apertura en Cali con marcas como Ikea, H&M, Zara y Decathlon

La marca es una cadena de centros urbanos con propuesta comercial y gastronómica que cuenta con operación en 16 ciudades de América Latina