Tras las revelaciones de Airbus sobre una trama de corrupción con Avianca, Efromovich habló sobre el tema y del pleito que está llevando a cabo con Kingsland

Laura Lucía Becerra Elejalde / Mario Chaves Restrepo

En medio del caso de corrupción en el que la francesa Airbus presuntamente usó sobornos para que Avianca le comprara aviones entre 2013 y 2016, el expresidente de la Junta Directiva, Germán Efromovich, le salió al paso al ruido que hay alrededor de la situación de la aerolínea y explicó, no solo lo que en su opinión es un error garrafal de Airbus, sino también habló sobre su situación en la empresa y los recursos que tiene, luego de que el año pasado fue alejado de la compañía.

Sobre el escándalo de la francesa, Efromovich fue tajante: “si Airbus le pagó algo a alguien fue por pura imbecilidad, no habría motivo para hacerlo”. Y es que la semana pasada se conoció un escrito de un juzgado francés en el que se asegura que desde 2014 se le pagaba en secreto a un alto ejecutivo de Avianca para asegurar la compra de las aeronaves.

El expresidente de la Junta dijo que la compra de aviones hecha entre 2015 y 2016 correspondió a un negocio para adquirir aeronaves “con un precio más competitivo”, ya que se planteaba la adquisición de 180 unidades al por mayor para Brasil, Argentina y Colombia.

Efromovich aseguró que se decidió hacer un pedido grande de manera que les pudieran dar un precio como el que le dan a compañías que compran 500 o 600 aviones. “Dijimos, vamos a hacer una licitación porque queremos comparar con transparencia con relación a Boeing. Fue un proceso largo y se hizo una licitación totalmente trasparente”, sostuvo el empresario colombo-boliviano.

Además, Efromovich explicó que ese proceso se trabajó durante varios años. “Fabio Villegas era el presidente de Avianca y el presidente de Airbus vino a Colombia. Yo planteé: ¿por qué no hacemos un plan a largo plazo de adquisición de aviones?, ahí Avianca ya había optado por varios aviones de Airbus”, dijo.

El expresidente de la Junta indicó que no sabe que se hayan presentado intermediarios en las negociaciones con Airbus, que las charlas con la francesa siempre se habían ejecutado de manera directa, pidió que las investigaciones sean tan exhaustivas como sea posible y dijo que “ojalá Avianca exija el nombre de la persona que pedía los sobornos”.

El CEO de Avianca, Anko van der Werff, ya anunció que, además de las investigaciones de las autoridades de Francia, Reino Unido y Estados Unidos, la empresa contrató los servicios de Ropes & Gray, “para realizar una investigación interna independiente sobre el vínculo comercial entre Avianca y Airbus y determinar si Avianca fue víctima de actuaciones indebidas o ilegales”.

“No podía ni entrar a Avianca”
Adicional a salir al paso al ruido de la situación de Avianca, el expresidente de la Junta también habló sobre cómo está su relación con la empresa, de la que no tuvo una buena salida, ya que hasta dijo que en mayo del año pasado, cuando fue removido del cargo, ni lo dejaban entrar por sus cosas. Efromovich señaló que “maquiavélicamente inteligente, Kingsland, protegido por United, está queriendo tomarse la compañía gratis”.

El empresario explicó que en medio del proceso fue “ingenuo”, y agregó que “el grupo (de Efromovich) continúa siendo el detentor de la mayoría de las acciones de Avianca, dadas en garantía a United por un préstamo que se hizo; pero United, junto con Kingsland, llamaron un default técnico en el contrato de préstamo. No es que no se hayan cumplido los pagos, había tres años de plazo para comenzar a pagar, y crearon un default técnico, que en mi opinión, ellos sabían que iba a ocurrir en el primer año”.

Efromovich denunció que lo que se está dando en Avianca es una maniobra de Roberto Kriete (antiguo socio suyo cuando se dio la fusión entre Avianca y Taca) y United para tomar el control de la compañía, y que espera que la justicia de Nueva York, donde se estaba llevando a cabo el proceso, le dé la razón.

“Estamos conduciendo una investigación profunda, de 15 años para acá para entregar a la SEC (Securities and Exchange Commission), al ministerio de Justicia de EE.UU., de una serie de irregularidades que están ocurriendo, y de la utilización que está haciendo United para controlar la compañía a través de Kingsland y Kriete, y está violando su contrato laboral con los pilotos. Estamos desenmascarando esto. Vamos a soltar de acá a dos o tres semanas un trabajo detallado de todas las irregularidades, porque United solo tendría derecho a cobrar su deuda”.

En ese sentido, Efromovich dijo que la opción que tendría United es la de pedir a un juez que remate sus acciones para así obtener el pago de su deuda, pero no hacerse con el control de la compañía, pero que las medidas que se están tomando llevarían a eso.

“Le están sacando el valor a la compañía. Primero, el señor (Kriete) sale en público a decir que la empresa está quebrada, hicimos una denuncia a la Fiscalía y esperamos que tome las providencias. Segundo, luego de decir que está quebrada, en dos meses hace préstamos de US$250 millones. Obviamente hay una agenda detrás de eso, y hacen un documento que no lo tornan público de préstamos, según el cual, de acá a tres años pueden transformar esas acciones en acciones con derecho a voto, de manera que asumen el control de la compañía. Eso es una apropiación disfrazada”, denunció.

Finalmente, el empresario dijo que “invertí todo lo que tenía y transformamos (a Avianca) en un ícono mundial. Un grupo de oportunistas nos la quiere sacar, y yo voy a hacer todo lo posible para que eso no ocurra”.

Las opciones de Efromovich para retomar el poder de la aerolínea
Germán Efromovich no se mostró del todo optimista con relación a sus opciones para retomar su sitio en la Junta Directiva de Avianca. De acuerdo con el empresario, la opción que tiene es que se suspenda el proceso que se está llevando a cabo en Nueva York, para que él pueda volver a la empresa y pagar sus deudas en el plazo establecido. También dijo que siente que su labor en Avianca no ha terminado.