Las Compañías esperan que el consumidor compre más productos fabricados a nivel nacional y han adaptado su producción a nuevas tendencias según la demanda

Laura Lucía Becerra Elejalde - lbecerra@larepublica.com.co

La pandemia del covid-19 representa un antes y un después, tanto en la vida de las personas como en las industrias. Inditex, la compañía detrás de Zara, cerró más de 7.500 tiendas en el mundo, mientras que los ingresos de la sueca H&M cayeron alrededor de 46%, pues tuvo que cerrar 70% de sus locales.

Si bien el panorama para los gigantes del textil no pinta bien en los próximos meses, en los que se prevé los hogares reduzcan su gasto en vestuario, y especialmente en prendas fast-fashion, en la otra cara de la moneda están las marcas locales que buscan oportunidades.

“Estamos seguros que esta pandemia fortalecerá el mercado local ya que la gente tiene miedo a comprar todo lo que sea ‘Made in China’ y por eso el consumidor tendrá preferencia por las marcas colombianas”, dijo Clemencia Vélez, gerente general de Bosi, quien aseguró que esta situación es una invitación para que las empresas transformen los mercados y piensen en nuevas maneras de venderle a sus clientes.

La compañía, que genera 1.300 empleos, ha venido apoyándose estos últimos dos meses en sus canales online. Hace 12 días logró reactivar sus dos plantas y está trabajando en la producción de duales de tapabocas y visor.

LOS CONTRASTES

  • Clemencia VélezGerente general de Bosi

    “Tendremos una nueva cultura de compra, un cliente temeroso e inseguro de salir a la calle al inicio y por eso depende de nosotros adaptarnos de la mejor manera posible a esa nueva realidad”.

Otra de las grandes marcas colombianas, Arturo Calle, decidió lanzar la colección Real Basics, concentrada en prendas básicas para adultos y niños, ideales para permanecer en casa, y cuyos ingresos se están destinando en su totalidad para el pago de nómina de más de 6.000 empleados.

Además, fortaleció sus canales de venta virtual, dispuso de líneas de WhatsApp para que los usuarios cuenten, a partir de los próximos días, con un asesor que les muestre los productos en tiempo real. La compañía también estructuró una nueva línea para la producción de tapabocas y está usando telas antifluido para desarrollar una colección de ropa con las marcas Arturo Calle y Arturo Calle Kids.

“La pandemia representa una excelente oportunidad para que todos los colombianos se solidaricen con la industria. Sin duda, con la actual coyuntura, la producción local se fortalecerá”, opinó Carlos Arturo Calle, gerente general Grupo Empresarial Arturo Calle.

También hay compañías tradicionales como Only, que habilitó un canal de ventas por WhatsApp, y otras como OndadeMar, que dejó de ser solo una compañía de vestidos de baños para habilitar su página web a manera de marketplace. Las tiendas se están reinventando.

Almacenes Éxito, que en sus inicios en 1949 se dedicaba a la venta de retazos y confecciones, tiene hoy 10 marcas propias (Arkitect, Bronzini, Bronzini Active, People, Custer, Custer Black, Bluss, Carrel, Abrizzi y Pop Rose), para las cuales produce al año 30 millones de prensas, 90% fabricadas en el país.

“El mundo del fast fashion y las grandes marcas nos ha vuelto más competitivos, y los clientes son cada vez están más informados. El sector confección colombiano siempre se ha caracterizado por su calidad, el cliente valora lo ‘Hecho en Colombia’”, puntualizó Juan Esteban Valencia, gerente del negocio textil de Grupo Éxito.

Fortalecimiento de las cadenas de valor
Un punto con el que también puede ganar la industria cuando comience a normalizarse la situación es con el fortalecimiento de las cadenas de valor. En Bosi, por ejemplo, han apoyado la carga prestacional de sus proveedores, de modo que a futuro no se vea afectada su cadena de suministros. En el caso del Grupo Éxito, Valencia señaló que las empresas, y también las grandes marcas, buscarán cadenas de abastecimiento más cercanas, y “seguramente volcará sus ojos hacia Colombia. De aquí se sacan prendas de grandes nombres del mundo de la moda y del vestuario, y eso va a jugar a favor”.