La justicia de Brasil los detuvo por presunto soborno a altos funcionarios de la empresa Transpetro; no tendría mayores efectos en Avianca

José González Bell - jgonzalez@larepublica.com.co

En la mañana de ayer, las autoridades de Brasil anunciaron la detención de Germán Efromovich y José Efromovich, exdueños de Avianca y sus mayores accionistas, por presuntamente haber ofrecido sobornos por $40 millones de reales (US$7,2 millones) a altos ejecutivos de Transpetro, empresa estatal de transportes y logística de combustibles de Petrobras.

Según medios del vecino país, las investigaciones apuntan a que los dos empresarios estuvieron implicados en esquemas de corrupción en lo relacionado a contratos de construcción naval firmados por la estatal con el astillero Eisa - Ilha, que es propiedad de los hermanos. La detención también es un alto a los planes de Efromovich de entrar en Alitalia, en la que proyectaba una inversión por unos US$800 millones, y de volver a Avianca.

Aunque ya no está en la junta, se abre la pregunta sobre si la detención de Efromovich afectará a la aerolínea más importante del mercado local, y lo cierto es que este hecho se juntó con dudas que han surgido alrededor de la reorganización de la empresa e hicieron que la acción de la aerolínea tuviera una variación negativa de -25%, quedando en $136 al cierre de la jornada en la Bolsa de Valores (BVC).

Esta detención del principal accionista de Avianca llega en el peor momento para la empresa, ya que esta misma semana, Bancolombia dijo que “(Avianca) no entregaría valor alguno para los accionistas actuales, ordinarios y preferenciales”, una muy mala previsión para los inversionistas.

Omar Suárez, gerente de estrategia de renta variable de Casa de Bolsa, explicó que “puede haber una dilución muy fuerte de las acciones, lo que genera mucha incertidumbre a los tenedores” y agregó que la detención de Efromovich terminó de completar el ambiente problemático para la acción.
Ahora bien, la otra pregunta que surge con relación a las acciones de Avianca es si podrían caer en manos de la justicia brasileña en caso de que se profundicen los problemas de Efromovich. De acuerdo con una fuente cercana al proceso de reorganización de Avianca, las acciones del empresario están blindadas por dos razones.

La primera es que el caso por el cual fue detenido no tiene relación con la empresa colombiana y así lo han informado medios regionales, y la segunda es que la participación de Efromovich está en manos de United Airlines, debido a un incumplimiento de un préstamo, en el que estas eran garantías.

Además, en el caso hipotético de que el empresario sea condenado y la justicia brasileña ordene medidas cautelares y extinción de dominio, solo lo podrá hacer sobre los bienes adquiridos y relacionados con los supuestos sobornos, de acuerdo con Nicolás Alviar, director general de AGT Abogados.
Si bien la aerolínea no se quiso pronunciar sobre el tema, fuentes cercanas recordaron que Germán Efromovich no hace parte de la Junta Directiva desde mayo de 2019, y aunque es el accionista mayoritario, no tiene voz ni voto en las actuales decisiones de Avianca.

Para Andrés Moreno, analista bursátil, la detención del empresario crea preocupación en lo que tiene que ver con el gobierno corporativo, pero que el daño a la acción se vio hace mucho tiempo. “Efromovich no tiene nada que ver con Avianca hoy en día, aunque recientemente sí había mostrado interés de volver. Si bien la noticia pudo impactar un poco las acciones, lo cierto es que ya no valen nada”, expresó.

La relación de Efromovich con Avianca se remonta a 2004, cuando el empresario decidió invertir en la aerolínea e hizo un acuerdo con los acreedores. Luego de volverla una de las empresas insignia del país y del continente, la situación se empezó a torcer con el paro de pilotos en 2017 que duró 51 días y Efromovich terminó saliendo el año pasado por disposición de United Airlines que tomó control de sus acciones.

La detención del empresario se realiza en el marco del caso Lava Jato, la mayor operación contra la corrupción de las Américas, ya que afecta directamente a más de 250 personasen Brasil. Al cierre de esta edición, el tribunal ordenó el bloqueo de las empresas controladas por los hermanos.