La empresa estaba en reorganización desde 2016. Las deudas más grandes son con proveedores, seguridad social y con la Dian

Ana María Sánchez - amsanchez@larepublica.com.co

La industria de snacks en Colombia en la categoría de helados mueve en el año cerca de US$480 millones, según datos del investigador de mercados Euromonitor. Durante cinco años las ventas de este producto crecieron casi 20%, impulsadas por el amplio consumo per cápita. Sin embargo, según las tendencias que analiza la entidad este crecimiento ha ido bajando y el consumo per cápita hoy llega solo a US$9,6 al año, lo que equivale aproximadamente $32.839, haciendo más difícil la permanencia en el negocio para varias compañías.

Esta caída en el dinamismo del mercado, se suma a que 62% del negocio está repartido entre tres empresas. Lidera Crem Helado, perteneciente al Grupo Nutresa, y le siguen las marcas de Colombina y Helados Popsy. En el otro 38% restante juegan diferentes empresas que buscan apuntarle a otro objetivo, sin embargo, con la caída del boom de los helados no ha sido tan fácil crecer y ganar participación a los grandes jugadores, explican los expertos.

Es, entre otras razones, este panorama, lo que hizo que una de las participantes del negocio, Rico Helado de Colombia, entrara en proceso de liquidación, después de tres años en los que no logró estabilizar sus finanzas.

La empresa inició operación hace 18 años y contaba con plantas en Venezuela y Colombia. A pesar de tener más de 500 empleados y contar con una producción de 2.000 toneladas de helado al mes la compañía inició liquidación judicial al no lograr recuperarse dentro del proceso de reorganización al cuál había entrado desde marzo de 2016.

LOS CONTRASTES

  • Juan Carlos UrazanGerente general de Urazan Abogados

    “Con el proceso de reorganización se podía recuperar, pero ahora en liquidación la empresa ya no podrá seguir desarrollando y solo podrá vender sus activos para pagar lo que se adeuda”.

  • Alejandra AcostaExperta del mercado de alimentos

    “Dentro de las compras de colombianos en helado, marcas como Crem Helado o inclusive McDonald’s tienen más del 50% del total, lo que evidencia sobre el mercado”.

El punto más difícil fue la falta de mejora en el indicador de pasivos. Según, Juan Carlos Urazan, gerente general de Urazan Abogados, firma experta en procesos de insolvencia de sociedades, la empresa de helados tiene un pasivo por más de $7.500 millones y “desafortunadamente hace dos años cuando suscribió su acuerdo ha entrado en reiterados incumplimientos, frente a lo que se comprometió a pagar dentro del acuerdo, como frente a las obligaciones que adquirió desde dos años hasta la fecha presente”.

Además, el abogado resaltó que entre los líos financieros más graves que enfrentaba la empresa estaban deudas por más de $2.700 millones con la Dian, que no se pueden aplazar, además de numerosas deudas con los pagos de seguridad social. El documento más reciente proporcionado por la Superintendencia de Sociedades mostró que la conducta financiera de la compañía no mejoraba, pues después de dos audiencias de incumplimiento, fue notorio que el pasivo de la sociedad no disminuía, por lo que la entidad de vigilancia consideró procedente la terminación del acuerdo de reorganización.

Sobre la proyección del mercado para los próximos cinco años, según Euromonitor, las noticias tampoco son tan buenas. En los datos que analizan el crecimiento de las ventas, estas caerían a menos de la mitad de lo que mostró durante los últimos cinco años, es decir, a cerca de 7,3%. Además, al analizarlo por nichos, las heladerías solo crecerían 6,3%, mientras que los helados empacados casi 9%.

eso sería la segunda liquidación en el sector durante este año
En enero de este año, también se conoció que después de más de 68 años en el mercado La Campiña había entrado en liquidación ya que los socios no podían responder por obligaciones que superaban los $1.000 millones. Esta compañía es aún recordada por varias generaciones por su clásico balón de helado y por su restaurante ubicado en la avenida de Las Américas en Bogotá. Según los expertos a pesar de que los colombianos siguen gastando una porción importante en helado prefieren a las grandes marcas que lideran el mercado.