En un mes se presentará un borrador al sector empresarial.

José David Castilla

Una de las propuestas más fuertes en el plan de campaña del Presidente Duque fue la competitividad empresarial y el fortalecimiento de los emprendedores en el país. Para fomentar este campo, el Gobierno y un grupo de congresistas de diferentes partidos han planteado varias salidas para solucionar los principales problemas de las pequeñas y medianas empresas (Pyme).

El fortalecimiento de este sector industrial es esencial para la economía nacional. Según cifras del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, las Pyme representan 90% de las empresas de Colombia, generan 80% de la empleabilidad nacional y aportan 50% del Producto Interno Bruto. El ministro José Manuel Restrepo, aseguró que "es indispensable diseñar un conjunto de estrategias que las favorezcan".

A esta iniciativa se sumó el organismo representativo del gremio, Acopi. La institución radicó un proyecto de ley, en conjunto con Mauricio Toro, representante a la Cámara por Alianza Verde.  En el documento se estipula un plazo para que las grandes empresas paguen a las pequeñas las facturas que tengan pendientes en un plazo perentorio. Según Acopi, esta medida se hace para que se reduzcan los tiempos de pago, evitando afectar su flujo de caja.

La iniciativa fue radicada en noviembre de 2018 y aún no ha sido debatida en el Congreso de la República. Esta medida establece un plazo progresivo de pago, el cual iniciaría a los 60 días durante los primeros cinco años desde que el proyecto sea promulgado. El proyecto también establece que el término se reduciría a 45 los siguientes cuatro años, hasta llegar a 30 días.

La medida fue estudiada y se basó en varios avances normativos que se han presentado en Europa. En España se estableció una normativa que castigaba fuertemente a las grandes empresas que desconocían sus obligaciones monetarias con las Pyme, cuando estas trabajaban como proveedoras. La norma también estableció un tiempo obligatorio de pago, el cual es de 30 días.

En Chile, el presidente Sebastián Piñera promulgó esta semana una norma denominada Ley de pago a 30 días. Con esta regulación, las grandes empresas deberán pagar las facturas de las Pyme en un plazo no mayor a un mes, so pena de imponer sanciones contra las grandes compañías que cumplan con este pago a tiempo.

Rosmery Quintero, presidenta de Acopi, aseguró que "imponer, directamente una media de 30 días para las Mipyme sería gravoso para nuestra economía, aunque la gran empresa sí está en capacidad de hacer estos pagos. Lo primero que debemos crear es la cultura del pago justo".

Quintero también recalcó que "los plazos en que pagan los clientes a sus proveedores Mipymes oscilan entre 90 y 120 días, al relacionar el retraso en el pago de factura con la declaración del IVA, encontramos que la utilidad se puede ver afectada hasta en un 1% si la empresa debe recurrir a un crédito bancario para el pago de la obligación mencionada".

La medida presentada en el legislativo se basó en los principios de progresividad dentro del plazo de pago.

LOS CONTRASTES

  • José Manuel Restrepo Ministro de Comercio, Industria y Turismo

    "Alrededor del tema de la micro y pequeña empresa es necesario generar estrategias para garantizar su pleno desarrollo".

El ministro Restrepo también considera que la regulación sobre la imposición del pago es necesaria, pero se debe realizar de una forma gradual y progresiva. "Debemos revisar el tema de los plazos de pago, tratando de establecer una simetría", aseguró el funcionario, quién afirmó que esta medida es necesaria para solucionar el principal problema que tienen las pequeñas empresas en el país: el flujo de caja.

"Más del 60% de los problemas registrados por este gremio se basan en un pobre flujo de caja. Por eso llegó el momento de enfrentar esta problemática", dijo el ministro. Frente a la propuesta presentada por Acopi, Restrepo dijo que: "desde el Gobierno quisiéramos una propuesta más comprensiva, que incorpore los componentes de simplificación y de costos de trámites administrativos".

Frente a las sanciones y los incentivos, Restrepo aclaró que la postura del Ministerio es promover los beneficios y los incentivos, antes que imponer sanciones, por eso opinó que la propuesta para el pago a las Pyme debe "arrancar por los incentivos y los beneficios".

El Ministro confirmó que en un plazo no mayor a un mes presentará un borrador de la iniciativa ante los gremios empresariales, para discutir el término de los plazos y lo pertinente de aplicar una normativa parecida a la que, recientemente, se implementó en Chile.

Fomento al emprendimiento

Otro punto que resaltó el Ministro fueron los fomentos empresariales que se establecieron en la Ley de Financiamiento. "Queremos avanzar en modelos novedosos para desarrollar esta clase de industrias, también debemos aprovechar los que ya existen en el país", dijo Restrepo.

Dentro del texto final de la normativa se aprobaron tres modalidades para beneficiar a los pequeños empresarios y a los emprendedores.

El primero de estos incentivos fue que se realizó una  simplificación tributaria en el régimen simple, facilitando la relación que tiene el fisco con las empresas que recién inician sus actividades comerciales en el país. La segunda medida importante fue que se redujo a 0% el impuesto de renta presuntiva para los emprendedores. El tercer beneficio son las exenciones en el impuesto a la renta para las industrias creativas y la agroindustria.

El Ministro confirmó que el Gobierno está avanzando para crear "muchos más mecanismos de esa naturaleza".

Documentos adjuntos