El CEO de Domicilios.com explicó que hace falta un balance entre las necesidades de las empresas y del ecosistema en la discusión regulatoria

Mario Chaves Restrepo - mchaves@larepublica.com.co

Las plataformas de domicilios fueron uno de los jugadores más importantes de la pandemia, pero acabando el confinamiento, es hora de pasar la página y enfocarse en los temas de fondo del sector. Felipe Ossa, CEO de Domicilios.com, dijo que es muy bueno que se empiece a hablar de regulación, aunque dijo que si Colombia no resuelve rápido las reglas de juego, el país se quedará rezagado.

¿Cuánto crecieron en pandemia?, ¿es sostenible?
Todas las plataformas crecieron, sobre todo al inicio de la cuarentena. En el momento en que las personas empiezan a salir de sus casas, se ve un repunte de los restaurantes, lo que ha tenido un impacto negativo para las plataformas; y pero se agrandó la base de usuarios, y hay una base sobre la cual construir.

Ahora es muy difícil prever qué va a ocurrir, porque vamos de la mano de las definiciones del Gobierno, y vemos que países que van más adelantados en la pandemia han vuelto a cerrar.

¿Qué planes tienen?
Hablar de planes en este momento es complejo. Estamos trabajando en el ideal, que es ser la mejor opción delivery, y actualmente estamos esperando la autorización de la SIC para fusionarnos con iFood.

¿Qué opinan de los avances regulatorios?
Somos parte de un ecosistema, más allá de los domiciliarios, en el que estamos todos. Nuestra filosofía de negocio es que tenemos que hacer las cosas bien, aportarle valor a cada actor del ecosistema.

Desde el punto de vista de los domiciliarios, eso significa la oportunidad de generar ingresos, flexibilidad y seguridad y salud, pero nos dimos cuenta que tienen dos retos: uno netamente financiero, y dos, la complejidad alrededor del sistema.

Por eso decidimos dos cosas: primero, pagarles más, para que no sientan en su bolsillo los aportes a seguridad social, y segundo, hacemos toda la gestión operativa. Cuando entran, firman dos contratos: de prestación de servicios, son contratistas independientes, y el otro, un contrato de mandato, que nos autoriza a hacer los aportes.

LOS CONTRASTES

  • Bruno OcampoCEO fundador de Mi Águila

    “Se necesita una reforma integral para velar por los derechos de los trabajadores y prestadores de servicios que permitan la operatividad legal de los nuevos negocios digitales”.

¿Están bien enfocados los proyectos?
No quiero tomar partido en ninguno de los proyectos, pero es muy positivo que la conversación se esté dando. Es un universo mucho más grande de personas que van a participar en el futuro de esta industria, pero se necesita que se entienda cómo funciona esta industria, la economía colaborativa llegó para cambiar radicalmente la manera de prestar servicios.

¿Estas demoras en la regulación hacen que Colombia sea un país atractivo para la inversión de las plataformas?
Esta conversación está ocurriendo en diferentes niveles de madurez en todos los países del mundo. Somos una entidad dentro de un grupo muy grande que opera más de 40 países y es donde se toman decisiones estratégicas, de en dónde se invierte. Nos hemos atrasado mucho en empezar la conversación. Si después de todo esto seguimos en el limbo, definitivamente como país nos vamos a quedar un poco atrasados.

¿Qué opina de lo que dispone el Plan Marshall?
Es demasiado importante tener una conversación abierta. Sí, las plataformas crecimos nuestro volumen de negocio en pandemia, pero gran parte no se tradujo en utilidad, y esta clase de impuestos desconoce la realidad de cómo operamos, es sin duda un freno tecnológico.