El secretario de Hacienda afirmó que las medidas no tendría un impacto negativo, porque el aumento en el ICA será paulatino y podría ser deducible del impuesto de renta

Laura Neira Marciales - lneira@larepublica.com.co

En Bogotá se aprobó el ‘Plan Marshall’ para impulsar la reactivación de la economía, sin embargo, el gravamen a varias de las plataformas digitales y el aumento en el ICA a sectores como el de las telecomunicaciones han generado molestias entre las empresas y los gremios, porque dicen que estos impuestos podrían generar un “freno digital”.

Santiago Pinzón Galán, vicepresidente de transformación digital de la Andi, criticó la medida afirmando que “gracias a estas empresas fue posible que la economía no se detuviera en la pandemia o en el aislamiento, y así se logró que se implementara el teletrabajo o el comercio para las Pyme, que se aumentara la bioseguridad y que se pudiera afrontar la carga de la red”.

También agregó que “en el sector de telecomunicaciones se hicieron inversiones para seguir prestando sus servicios y no está bien aumentarles esta tarifa de ICA”.

Sin embargo, Juan Mauricio Ramírez, secretario de Hacienda de Bogotá, explicó que “no buscábamos aumentar las tarifas, sino unificarlas sobre plataformas de comercio electrónico, porque en Bogotá estas tienen 12 códigos Ciiu, y lo queríamos reducirlas a cuatro, como en Barranquilla y Medellín”.

Con el fin de evitar malinterpretaciones, la entidad especificó que las compañías a las que se les gravará a partir de 2022 serán las que “presten un servicio de pedido, compra, distribución y entrega de productos a través de plataformas o aplicaciones de contacto y que utilizan una red de domiciliarios (como Mercado Libre, Rappi o Domicilios.com)”, agregó Ramírez.

Esto no afectaría al comercio electrónico en general, ni a las empresas que quieran abrir su propia página para vender digitalmente.

Con respecto al aumento del ICA, el secretario explicó que se realizará de forma paulatina en los sectores de telecomunicaciones, farmacéutica, construcción civil y financiero; y dijo que este será una transferencia de recursos desde el gobierno nacional al local, porque el valor que se aumente podrá ser deducible en el impuesto de renta.

Aún así, Samuel Hoyos, presidente de Asomóvil, criticó la medida y afirmó que “ese no es un plan de reactivación, sino una reforma tributaria para cargar con más impuestos a los bogotanos y a las empresas”.

LOS CONTRASTES

  • Juan Mauricio RamírezSecretario de Hacienda de Bogotá

    “El aumento en el ICA es una transferencia de fondos del gobierno nacional al local, pues este pago de más podrá ser deducible en el impuesto de renta”.

  • Samuel HoyosPresidente de Asomóvil

    “A nuestro juicio ese no es un plan de reactivación, sino una reforma tributaria para cargar con más impuestos a los bogotanos y a las empresas”.

Para Hoyos, el aumento del ICA también representa un “freno digital” porque al aumentar las cargas fiscales a las telecomunicaciones, el comercio electrónico y en general al ecosistema digital, “se desestimula su consumo, se dificulta el acceso de los bogotanos a las nuevas tecnologías y a servicios que son esenciales en medio de la crisis que estamos viviendo”.

El secretario de Hacienda aseguró que esto no será así porque “los incrementos son pequeños, se pueden descontar de renta y por eso no creemos que esté afectando la apuesta digital de Bogotá”; el pago promedio de ICA para las empresas medianas del sector telco es de $2,57 millones, este aumentaría $85.000 en 2022, a $171.000 en 2023 y a $256.000 en 2024.

David Luna, exministro de las TIC y presidente de Alianza In, afirmó que aumentar el ICA a las transacciones electrónicas realizadas a través de plataformas es una gran equivocación, porque “parte del supuesto de que el ecosistema digital colombiano ha tenido el mismo crecimiento que el de Silicon Valley, y esto es falso”.

Resaltó que el recaudo con esta medida llegaría a $10.000 millones al año, pero si se centraran en la formalización de las empresas que “deseen ser parte de plataformas tecnológicas, aumentaría a $100.000 millones”; además, agregó que la norma exime a las empresas que cuenten con redes propias, lo que generaría desequilibrio pues solo las grandes compañías tienen capacidad económica para ello.

Beneficios y alivios del Plan Marshall

Para la reactivación de la economía, se plantea la congelación del predial para 2,6 millones de espacios con avalúos por debajo de $131 millones. Las empresas más afectadas por la pandemia tendrán descuentos de hasta 25% en el ICA; y habrá reducciones de entre 30% y 80% en predial de 2021 para colegios, jardines infantiles y unidades de servicio del Icbf.

La Alcaldía de Bogotá permitirá hacer el pago del impuesto predial por cuotas; habrá exención en el impuesto predial para algunos teatros, y descuentos tributarios para vehículos híbridos y eléctricos nuevos.