GreenYellow lleva 10 años en el mercado colombiano y asegura que el país tiene un amplio potencial de generación

Jorge Hernán Peláez

Rodolphe Demaine, presidente de GreenYellow para Colombia y Panamá, habló con Al Paredón sobre cuál es el panorama de la matriz energética de Colombia y de cómo el país tiene un amplio potencial en energías renovables no convencionales, pero hace falta trabajar en la regulación y en los estudios necesarios.

¿Qué es GreenYellow?
GreenYellow es una compañía un poco atípica porque salimos de un grupo de distribución, una gran superficie que es el Grupo Casino en Francia. Ese grupo, que es el tercer retailer en Francia, tenía muchos inmuebles y tiendas y tuvo la buena idea de ver con la tendencia global cómo sería crear una filial para bajar o reducir la factura energética y así nació GreenYellow hace 10 años y poco a poco la empresa creció y se volvió independiente.

¿Cuál ha sido el aporte en la reducción de consumo de energía?
Hoy en día todas las empresas empiezan a darse cuenta que claramente el costo de energía VS la energía se vuelve una problemática a nivel mundial, más aún en los países emergentes donde están sometiéndose también a presiones a nivel de tarifa. Ahora ya se pasó, se cambió, es decir hay nuevas tecnologías que finalmente son mucho más interesantes y que no consumen tanto como antes.

El mundo está en la tendencia del uso de internet, las aplicaciones y demás, pero ¿eso supone mayor consumo de energía?
Eso es cierto, le doy un ejemplo y la gente en general no lo sabe, pero hay expectativas solamente por ejemplo del desarrollo del bitcoin a nivel mundial, la moneda virtual y la necesidad de computadoras de alta tecnología que podría implicarnos un aumento de 20% del consumo mundial de energía solamente con el bitcoin, es decir que estamos con el desarrollo de la tecnologías con aumento exponencial de la demanda de energía, sabiendo que el problema es que tenemos una producción que nos hace una oferta que es limitada o hay siempre más. Tenemos un tiempo limitado, entre lo que queda como recursos que son fósiles y el tiempo necesario para desarrollar las energías renovables.

Ustedes han investigado otros tipos de energía y otros tipos de fuentes para lograr atender la demanda. ¿En Colombia puntualmente que han encontrado y qué han hecho?
Bueno está claro que Colombia tiene un problema muy importante para su matriz energética. Como lo decía muy bien Hidroituango pesa como 14% de lo que es la matriz energética y obviamente no tener 14% que está supuestamente previsto a desarrollar, puede ser que sea una parte, puede ser la totalidad pero hay una duda sobre el alcance que tiene Hidroituango y al lado, el hecho que una parte de las reservas también de petróleo van a desaparecer dentro de cinco años, es un problema o una ecuación muy difícil para Colombia.

La única forma de poder compensar esto, es doble: o tener un desarrollo de energía renovable a gran escala, pero el problema es que toma un poco de tiempo y todavía falta infraestructura para llegar a La Guajira u otros lugares del país y el otro problema es el fracking, el problema es que el fracking también tiene implicaciones que son también medioambientales complicadas y sobre todo para un país como Colombia que es una reserva de fauna y flora. Creemos en GreenYellow por la experiencia que tenemos y el potencial que tiene Colombia (20% más de potencial solar que otros países en el mundo) es que se puede.

¿Por la ubicación de nuestro país?
Por su ubicación, por sus características. Además tiene una ventaja también que las grandes urbes están concentradas en pocos lugares, hay muchos espacios disponibles también para desarrollar eólico y solar, además una gran parte del país no está conectado, 50% del país no tiene una energía directamente de la red, lo que permite un campo enorme, un potencial gigantesco en desarrollo de autoconsumo, autogeneración, en cualquier lugar que no esté conectado, con una planta solar que da energía directamente del sol en el lugar, tanto para empresas como también municipios que están retirados.

¿La propuesta de ustedes es que en el futuro también las ciudades y los campos de Colombia puedan tener los paneles solares para poder absorber la energía y poder autoabastecernos?
Es que es necesario, claramente es que un país como Colombia no lo hace, no desarrolla la totalidad de su potencial en solar, eólico y otras fuentes, el gas por ejemplo. Esta clarísimo que vamos a tener un problema gravísimo de consumo de energía en el futuro. No hay forma, no hay opción es decir es necesario avanzar con todas las posibilidades de energía.

¿Cómo es el nivel de inversión para ingresar al negocio de la energía solar?
Es difícil, el problema es la legislación y la dificultad de desarrollar su propio sistema, no es tan fácil a nivel doméstico. La gente lo puede hacer, pero una casita, lo mejor es que no esté conectada, porque si está conectada a la red de una forma u otra y quiere tener su propia energía, tienen bastantes limitaciones con el operador de red, porque no quiere tampoco, no es algo fácil que obviamente que cualquier persona, donde él puso instalación para desarrollar su propia actividad.

Es decir que ¿es un negocio que inicia a nivel industrial y a nivel comercial?
Exactamente. Y, además, yo creo que debemos ser muy francos frente al desafío climático, el consumo doméstico y hasta la contaminación de los carros en cualquier lugar del mundo no pesa nada en comparación de la contaminación que representa la industria. La industria es el sector que tiene que cambiar. Tiene que cambiar de tecnología, además empresas como la nuestra son capaces de poder financiar todo el cambio tecnológico, pagarse sobre el ahorro y bajar la factura energética. Lo que muy a menudo las empresas no saben y es totalmente factible: desarrollar soluciones solares en cubierta, sobre terrenos que están al lado, eso es totalmente.