Prever pertenece a un grupo de inversionistas de España y de Colombia, que ofrece servicios funerarios y que se vio obligada a innovar por el covid

José González Bell - jgonzalez@larepublica.com.co

El sector funerario tuvo que mejorar sus servicios y adecuar su operación para enfrentar los retos que generó la pandemia del covid-19. Velaciones y misas por internet, programas de duelo y atención digital fueron algunas de las estrategias que implementaron las empresas.

Manuel Vergara, gerente de operaciones de Prever, expresó que la industria respondió de manera rápida ante el reto y que no hubo una “bonanza” para este tipo de empresa, como muchas personas plantearon, por causa de la crisis sanitaria.

¿Cómo se prepararon para el covid-19?
El año 2019 lo enfocamos a mejorar el servicio con la compra de 15 vehículos. Organizamos todos los laboratorios con última tecnología y montamos esquemas de atención al público de manera eficiente. El crecimiento estaba en el marco de lo que se estaba dando en la industria. Cuando comenzó el covid, preparamos al personal y tuvimos todos los cuidados de bioseguridad. Creo que fuimos la única empresa que adquirió contenedores refrigerados por si existía una situación desbordada en los hornos.

El crecimiento, muy distinto a lo que muchas personas pensaron, que fue una bonanza, no se presentó de esta manera. La pandemia sí se dio, ha tenido muchos muertos, pero por las medidas del Gobierno ha estado controlada. No hubo un desborde en la cantidad de servicios. Sin embargo, hay que tener en cuenta que el covid aumentó, pero otras patologías y situaciones se contuvieron por el aislamiento. Las personas que tenían otras enfermedades se cuidaron mucho más y muertes violentas se contuvieron bastante. Fortalecimos la oferta de velación digital.

¿No hubo crecimiento de servicios por el covid?
Según el Dane, el incremento de fallecimientos fue de 9%. Cuando uno mira ese incremento, hay ciudades que tuvieron afectaciones más fuertes, como por ejemplo en la Costa Caribe, Bogotá y Cali. Si miramos las ciudades donde tenemos presencia, la situación se contuvo. En lo que nos compete no hubo un “agosto” por la situación del covid.

Las muertes violentas se redujeron en los servicios prestados por Prever 42%, sin embargo, el mes de mayor número de servicios covid- 19 fue agosto con un incremento de 65% con respecto a los mesas anteriores . De los cuales el 47% fueron casos de sospechosos. Los cuales tuvieron el mismo tratamiento de covid.

¿Hubo crisis en el sector?
En un espacio de 15 días se generó una situación grave que impactó la operación de los hornos crematorios. Se generó a raíz de eso la apertura de la inhumación. En las primeras restricciones lo que se estableció fue que el cuerpo se debería llevar al horno e incinerar lo más rápido posible. Los hornos crematorios tienen una capacidad instalada y en ocasiones se sobrepasó. Tienen una capacidad de entre 8 y 11 cremaciones al día. Con la inhumación cesó la emergencia. Agosto y julio fueron los meses más fuertes. El sector reaccionó y no hubo una crisis como ocurrió en otros países.

Como empresa, nunca nos vimos saturados. Ha tenido un número importantes de muertes, pero ha sigo gradual, lo que permitió tener un buen sistema funerario.

¿Qué servicios digitales implementaron?
Tuvimos hasta 250 personas conectadas en las misas. Muchas personas optaron por la velación digital para invitar a sus familiares, por presencial solo se podían cinco personas. Es un producto que tenemos hace 11 años y solo con la pandemia fue que se desarrolló y creo que llegó para quedarse. Empezamos a hacer un curso de manejo de duelo virtual. En 11 años habíamos hecho cinco velaciones virtuales, pasamos a tener unas 180 por cada sede que tenemos.

¿Cómo espera que cambie el negocio a futuro?
En los últimos años la cultura funeraria ha evolucionado mucho. Se han generado nuevas alternativas, sobre todo en el manejo del duelo. Es en la despedida donde más se debe trabajar. Estamos innovando en productos y servicios que ayuden a las personas a despedirse de sus seres queridos. La cremación e inhumación no va a cambiar. Pero la primera va tener un auge.
En el futuro sí se va a salir un poco de la figura tradicional de la velación. Las personas también van a ser más conscientes de tener un plan de previsión. El tema de aseguramiento es algo que prácticamente está entrando en la canasta familiar.

¿Piensan que tendrán crecimiento?
Tuvimos un buen comportamiento en la colocación de nuestros planes. Teníamos planeado crecer 20%. No se va a dar y esperamos que sea de 12%.

Cerca de 50% de entierros fue por sospecha
Para Manuel Vergara, gerente de Prever, un aspecto clave de toda la situación fue la cifra de entierros por sospecha de covid, que tiene el mismo tratamiento que si fuera positivo. “La mitad de los casos que manejamos fueron por sospecha de covid y 50% positivos. Según los lineamientos dados por el Ministerio de Salud en la materia, todos los cuerpos de personas fallecidas por covid-19 o que, incluso sin confirmar, eran sospechosos de portar el virus, deben ser cremados. Sin embargo, en los meses que hubo más fallecidos, no hubo crisis en el sector.