Las constantes quejas de los usuarios de la red de la empresa llevaron a que la entidad firmara un acuerdo de mejoramiento con la Superservicios

Mario Chaves Restrepo - mchaves@larepublica.com.co

Desde hace un par de años el servicio de energía en Bogotá y en varios de los municipios que están bajo el manto de Enel-Codensa ha tenido un deterioro que siente la ciudadanía. Prueba de esto es que a principios de este año, la Superintendencia de Servicios Públicos Domiciliarios y la empresa firmaron un convenio de mejora, ya que las quejas por la continuidad del servicio aumentaron 26,36% según el más reciente informe de la Superservicios.

Estas reclamaciones incrementaron en 115 de los 130 municipios que cubre la empresa y solo en Bogotá, el crecimiento fue de 17,5% en 2018. En 2019, los datos preliminares presentados dentro del documento del acuerdo también revelan un incremento, hasta el tercer trimestre, en el número de quejas, superando las 300.000 reclamaciones.

Enel-Codensa indicó que sus indicadores de prestación del servicio han venido mejorando año tras año, pero que es consciente de que en “algunas zonas” se han presentado inconvenientes y se requiere un trabajo adicional. “Las principales causas de las interrupciones en el servicio de energía que se presentan en estos lugares son: situaciones climáticas adversas, caída de rayos, vientos intensos, caídas de árboles y ramas sobre las redes eléctricas, entre otros”, explicó Francesco Bertoli, gerente de la compañía.

El pacto al que llegaron la Superservicios y Codensa tiene dos objetivos principales. El primero es mejorar la continuidad del servicio en el Sistema de Distribución Local, solucionando la duración y frecuencia de las interrupciones en los 20 municipios identificados además de Bogotá (Anolaima, Cabuyaro, Cachipay, Caparrapi, Choachi, Fomeque, Guaduas, Guayabetal, Gutiérrez, La Mesa, La Palma, Medina, Pacho, Paratebueno, Puerto Salgar, Silvania, Tocaima, Vergara, Viota y Yacopi).

El segundo punto del acuerdo tiene que ver con el número de usuarios compensados por calidad individual del servicio en Bogotá. A estos, la entidad de control hará seguimiento y evaluará si es precedente acordar o imponer compromisos adicionales.

Una de las herramientas que tendrá la Superintendencia es que Codensa tiene la obligación de presentar un informe trimestral en el que demuestre los avances y cumplimiento de compromisos. El documento puede ser socializado en gobernaciones y alcaldías en el marco de acción de la empresa, así como en el Ministerio de Minas y Energía.

LOS CONTRASTES

  • Natasha Avendaño|Superintendente de Servicios Públicos

    “El hecho de que exista un acuerdo no implica que hayamos renunciado a nuestra capacidad sancionatoria. Si no se cumple, podremos darlo por terminado”.

  • Francesco BertoliGerente de Enel-Codensa

    “En 2019, Enel-Codensa ejecutó las inversiones más grandes de su historia en su infraestructura eléctrica en Bogotá y Cundinamarca”.

A pesar de que los informes tienen que ser trimestrales, la superintendente Natasha Avendaño indicó que están haciendo un acompañamiento muy cercano a la empresa. “En abril recibiremos el primer informe, sin embargo, hemos decidido no esperarlo. Con todas las eventualidades de las últimas semanas hemos estado acompañando a Codensa en las acciones para superar esos cortes no programados”, explicó la funcionaria.

Adicionalmente, la Superintendente afirmó que “si hubiera un incumplimiento del acuerdo, la Superservicios puede darlo por terminado, y el hecho de que exista no implica que hayamos renunciado a nuestra capacidad sancionatoria”.

A finales de 2022, lo que prevé el acuerdo es que haya un mejoramiento escalonado de 30% en los indicadores de duración y frecuencia de las interrupciones del servicio de energía en estos lugares con relación a lo presentado en 2018.

Para lograr este resultado, Enel-Codensa indicó que este acuerdo no tiene un monto previsto de inversiones, pero que el plan que le presentó al regulador, bajo el nuevo expediente tarifario de la Resolución 015, asciende a $2,4 billones para el cuatrienio entre 2020 y 2024.

Bertoli aseguró que dentro del plan “las inversiones que Enel-Codensa hizo durante 2019 fueron las más grandes de su historia, en la modernización, mantenimiento, cambio y ampliación de su infraestructura eléctrica en Bogotá y Cundinamarca, superando los $800.000 millones”.

A pesar de eso, los problemas en la calidad del servicio en 2019 no amainaron, y será necesaria la pronta ejecución de los recursos para mejorar la situación que se desprende del informe de peticiones, quejas y reclamos (PQR) de la entidad de la entidad.

En este, Enel-Codensa es la segunda empresa del sector de energía y gas con más procesos en curso, aunque muy por debajo de Electricaribe; y con un incremento en casi 4.500 procesos, al pasar de 11.606 al cierre de 2018 a 16.006 en 2019.

¿Qué trae el plan de inversiones presentado por Enel-Codensa?
En mayo del año pasado, Enel-Codensa le presentó a la Superservicios un plan de inversiones a 2024. Entre los proyectos que se destacaban de esa hoja de ruta estaba la inversión de más de $2 billones para modernizar su red. Además, destacaban las inversiones hechas en las subestaciones Gran Sabana, Compartir, Portugal, San José, Terminal y Norte. También, la empresa decía en su comunicado que apoyará la revitalización del centro ampliado, la descontaminación del río Bogotá, el crecimiento de la demanda residencial, entre otros.