La Andi presentó los resultados de la Encuesta de liquidez de las empresas que se les hizo a 172 sociedades afiliadas al gremio

José González Bell - jgonzalez@larepublica.com.co

La situación de las empresas en el país es crítica. Desde que inició el aislamiento preventivo obligatorio el martes 24 de marzo a las 23:59 horas, los ingresos de las compañías han disminuido. Esto impacta la liquidez de las mismas, factor que permite a una entidad hacer frente a sus obligaciones a corto plazo como en el caso del pago de nómina y proveedores.

Para conocer la situación de las empresas en su flujo de caja, la Andi empezó a realizar la Encuesta de Liquidez, que en su primera edición arrojó que 59,9% de las sociedades encuestadas (172) tienen flujo de caja de un mes o menos para pagar la nómina y la seguridad social de sus colaboradores.

“Hemos afirmado que el gran problema en este momento es la liquidez, la de las personas, la de los estados y la de las empresas; estas últimas son los vehículos que tenemos para generar empleo y por lo tanto ingresos para millones de familias”, afirmó Bruce Mac Master, presidente de la Andi.

La encuesta tiene en cuenta los ingresos operacionales de las empresas, con saldos disponibles al 30 de marzo y sin acudir a sobregiros bancarios ni pagar algún otro gasto. De esta forma, los resultados indicaron que 14,5% de las compañías tienen para pagar entre uno y ocho días de salario y prestaciones; 12,8% para pagar entre ocho y 15 días; y 32,6% para el pago entre 15 y 30 días.

Para el economista Carlos Alberto Garzón, “hay un conjunto de empresas que en verdad” requieren el apoyo del Estado. “Son estas Mipyme que no tienen flujo de caja para pagar sus compromisos laborales más allá de 15 días. Estos son los actores empresariales que actualmente están en crisis”, expresó.

En el caso de pago a los proveedores se tiene caja para 32 días y 35 días para cubrir los gastos fijos asociados a contratos como arrendamiento de oficinas, locales, bodegas, maquinaria, entre otros. Con respecto a los prestamos adquiridos con el sector financiero 33 días. La encuesta también mostró que, en la industria manufacturera, la disponibilidad de recursos de caja es menor.

Los días anteriormente mencionados, salen de si las empresas destinaran la totalidad de los recursos al pago de cada una de esas obligaciones y se dejaran de pagar los demás gastos.

Ahora bien, el panorama no es más alentador si se tienen en cuenta otros estudios. Por ejemplo, Confecámaras presentó los resultados de su encuesta empresarial, en la que 94% de los empresarios aseguraron que sus ventas han disminuido, y de ellos, 74% aseguró que la reducción sobrepasa 50% de su comercio en condiciones normales. Como consecuencia del poco flujo de dinero, 84% de los encuestados afirmó que de prolongarse la situación podrían mantener su nómina entre uno y dos meses, mientras que el 11% habla de tres y cuatro meses. De esta manera, el mayor efecto de no tener caja se verá reflejado en la incapacidad de pago a los colaboradores en un corto periodo de tiempo, pues las empresas deben subsistir con recursos propios.

Además, entre las medidas que toman las compañías por la situación está el cierre parcial de sus operaciones (17%) y créditos formales (13%). Frente a las decisiones del personal, 12,4% dijo que reduce la planta.