.
EMPRESAS Caída de importación de vino en 2013 es la más alta en 10 años
miércoles, 7 de mayo de 2014
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Vanessa Pérez Díaz - vperez@larepublica.com.co

En los últimos 10 años las importaciones de vinos se han caído en tres oportunidades: en 2008, 2010 y 2013. La disminución registrada el año pasado fue por un tema de nuevas regulaciones emitidas por el Gobierno, que finalmente resultaron en contravía del interés de la empresa privada de promover el consumo per cápita de vino, el cual está en 1,3 litros al año. La cifra ubica a los colombianos en los últimos puestos del ranking de ingesta de esta bebida alcohólica en América Latina.

Además de lo curioso de que sean las políticas estatales las que hayan frenado el auge de un sector comercial, llama la atención que la caída de 2013 ha sido la más grande en la última década.

Según cifras de la Dian y la Asociación Colombiana de Importadores de Vinos y Licores (Acodil), las importaciones de vinos en cajas de nueve litros para 2008 cayeron 2,5% (al pasar de 1.114.033 cajas en 2007 a 1.086.143 cajas al año siguiente); en 2010 el descenso fue 4,98%, pues la importación pasó de 1.315.322 a 1.249.846 cajas; y la de 2013 cerró en 5,7%, pues el número de cajas pasó de 1.624.932 en 2012 a 1.532. 384 el año pasado.

En términos de unidades, lo que se dejó de vender frente al año pasado fueron 27.890 cajas de nueve litros en 2008, 65.476 en 2010 y 92.549 en 2013.

Martha Patricia González, directora ejecutiva de Acodil, explicó a LR que dos de las principales razones que afectaron la comercialización de vinos en el país durante el año pasado fue la puesta en marcha del decreto 1686 del Invima (que fijó nuevas reglas en materia de requisitos sanitarios en los procesos de comercialización de licores) y la expedición de la Ley 1696 de 2013, conocida como la ley contra conductores borrachos.

La primera norma, que debía entrar en vigencia en agosto de 2013 (un año después de su emisión) entró en funcionamiento con un retraso de dos meses, es decir, en plena temporada de mayores venta para el sector.

“El Invima comenzó a aplicar el decreto de medidas sanitarias el 1° de octubre de 2013, en plena temporada, sin tener listos ni claros los nuevos protocolos para cumplir con la exigencia de inspección sanitaria en puertos. Hubo una tremenda congestión y demoras de hasta un mes, por eso varios no alcanzaron a cumplir con compromisos”, dijo González.

Para Jean Louis de Bedout, miembro de la junta directiva de Acodil, el problema no es la norma de regulación, sino los mecanismos poco claros en torno al decreto. “Por ejemplo, la ley creó el llamado Certificado de Calidad, un documento que no existía en el país y que tampoco está en el mercado internacional. Cuando llegó la fecha de aplicación de la norma, en plena temporada de mayores ventas, los funcionarios en puertos no sabían qué documentos pedirles a los importadores, y estos últimos no sabían qué papeles entregar para nacionalizar la carga. Hubo empresas que llegaron a tener hasta 20 contenedores parados en el puerto por este tipo de confusiones”, señaló.

Por uno, pagan todos
La segunda norma que afectó la comercialización de vinos en Colombia no es tan notoria en los puertos del territorio nacional, sino en los restaurantes de todas las ciudades del país. La ley que castiga con multa de un mínimo de $768.500 para las personas ebrias que vayan detrás de un volante, disminuyó considerablemente la presencia de cualquier tipo de vino en los almuerzos o cenas de los colombianos que comen fuera de casa.

“Por la ley contra los borrachos, efectivamente, han caído las ventas de vino en restaurantes en indices promedios que van desde 15% hasta 25%. Hay algunos casos de establecimientos, donde la cifra es mucho más alta”, advirtió el presidente de la Asociación Colombiana de la Industria Gastronómica (Acodres), Iván Bohórquez.

El vocero agregó que con el propósito de que este año no se repita otro período de caída en las ventas, los restaurantes afiliados al organismo Acodres están concretando alianzas con parqueaderos (para que haya una taxi preferencial si el conductor deja el vehículo) y con compañías de taxis (para garantizar un servicio seguro).

“Entendemos que la ley contra los borrachos fue una medida tomada por el Gobierno ante el desespero de los altos niveles de accidentabilidad en el país, pero es preciso destacar que por unos pocos irresponsables estamos privando a un grueso de la población que gusta completar su experiencia gastronómica con un buen vino”, precisó Bohórquez.

El comercializador de Gato Negro quiere aumentar ventas en 58%
El segundo exportador de vinos chilenos en el mundo, la Viña San Pedro, ve en Colombia una importante oportunidad para crecer. Su gerente de exportaciones, Pablo Acevedo, habló de los planes este año.

¿Qué productos del portafolio de la Viña San Pedro se venden actualmente en Colombia?
Actualmente, el portafolio se comercializa a través del aliado comercial Dislicores. Entre las marcas están Gato Negro y Castillo de Molina. Adicionalmente, tenemos Misiones de Rengo, marca número uno en ventas en Chile en el segmento entre US$4 y US$10 y que esperamos pueda lograr posicionarse en Colombia con la misma fuerza que en Chile. Del lado del portafolio de Argentina, estamos presentes con La Consulta, con su renovada imagen, y La Celia.

¿La llegada de vinos de otros orígenes le está restando mercado a los chilenos?
Sin duda que la llegada de nuevos competidores siempre es vista como una amenaza. Sin embargo, hay que destacar que 50% del mercado del vino en Colombia es chileno y que los colombianos han aprendido a tomar vino con nuestras marcas. Chile desde siempre se ha destacado como un productor que ofrece una relación precio / calidad muy buena y podemos también tener una muy buena oferta de vinos premium. Por otro lado, el consumo en Colombia está creciendo y tenemos el deber de seguir empujando esta misión. En la medida en que el consumo crezca y los consumidores se vayan educando y conociendo las bondades del vino, seguiremos siendo los líderes del mercado y sin riesgo de perder participación.

¿Cuánto vendieron el año pasado y cuánto será este año?
El año pasado vendimos 95.000 cajas entre todas nuestras referencias, donde 60% fueron de Gato Negro. Para 2014 esperamos vender alrededor de 150.000 cajas, aproximadamente 58% más del volumen que se hizo en 2013.

¿Qué nuevos vinos de la casa llegarán a Colombia este año?
Tenemos algunas novedades para este año, pero prefiero no adelantar mucho sobre esto y sorprenderlos cuando sea el momento. De todos modos, son propuestas muy interesantes y que estoy seguro nos permitirán seguir incrementando el consumo de vino per cápita anual en Colombia, que aún es muy bajo.

Le Calvane llegó al país y su meta es vender 150.000 botellas al año
El crecimiento económico de Colombia atrajo a la firma italiana Le Calvane, que inició importaciones este año. Massimo Scatarzi, administrador de la casa, explicó el plan comercial que tienen pensado en el país.

¿Qué motivó al viñedo italiano a incursionar en el país?
Queríamos ofrecer un vino de calidad con muy buen precio. Tenemos vinos sofisticados para ofrecer al consumidor colombiano, que cada día está aprendiendo y exigiendo un buen vino. Esta es otra alternativa de vinos estructurados envejecidos en barricas.

¿Cree que el consumo per cápita de vino aún es muy bajo?
Sí. El consumo en Colombia, comparándolo con otros países de América Latina es muy bajo. Pero la buena noticia es que está creciendo y hay mucho avance porque la gente está exigiendo mejor calidad y diversidad.

¿Colombia funcionará como plataforma para llegar a otros mercados de América Latina?
Sí. Colombia para nosotros es un mercado muy importante para incursionar. Y será nuestra plataforma para expandirnos.

¿En qué nicho de mercado se quiere posicionar la marca: vinos costosos, frutales, jóvenes, de maridaje?
Tenemos viñedos de todas las clases. De alta calidad, son vinos estructurados y lo que nos diferencia es que se comercializan a buenos precios. Llegamos con ocho variedades de vinos: Bozze, Borro del Boscone, Matriarca, Oltrestrada, Pinot Grigio, Rose, Treciones Riserva y Zipolo D Oro.

¿Qué rango de precios tienen las ocho variedades de vinos que van a importar?
Entre $30.000 y $130.000.

¿Estas variedades se encontrarán en supermercados o solo restaurantes?
Queremos entrar a todos los lugares que podamos, esto incluye supermercados y restaurantes.

¿Cuál es la expectativa de venta de la marca?
La meta son 150.000 botellas al año.

¿Se concentrarán solo en Bogotá o incluirán otras ciudades?
Ya estamos en Cartagena, la primera ciudad a la que llegamos. Nuestra meta es estar en las principales ciudades del territorio nacional.

El dilema de si una copa es suficiente para multar
Los representantes de las empresas que operan en los sectores de los restaurantes y las importadoras o comercializadoras de vinos están dando forma a un sinfín de iniciativas con las que puedan evitar que la actividad venga en caída libre. Una de ellas, a la que aún le están dando vueltas, está vinculada con educar al consumidor. La idea, según dijeron desde Acodil y Acodres, es poder demostrar y comunicar qué tanto afecta ingerir una copa de vino cuando se acompaña de comida. Aún no hay nada concreto, pues este escenario depende de otros factores como el peso de la persona o los hábitos alimenticios.

Las opiniones

Iván Bohórquez
Presidente de Acodres

“Por la ley contra los borrachos, efectivamente, han caído las ventas de vino en restaurantes en promedios que van desde 15% hasta 25%. Hay casos, en los que la cifra es más alta”.

Jean Louis de Bedout
Miembro de la junta directiva de Acodil

“El problema no es el decreto del Invima, sino los procesos poco claros en torno a la norma. Hubo empresas que llegaron a tener hasta 20 contenedores parados en puerto”.

MÁS DE EMPRESAS

Automotor 23/07/2021 La compra de vehículos nuevos aumentó 57% durante el primer semestre del año

El Runt registra que 73% de las nuevas matrículas corresponden a motocicletas y el mercado de usados se incrementó más de 100%

Construcción 26/07/2021 Aeropuerto El Dorado, primero en el mundo en recibir máxima certificación Leed Platino

Este reconocimiento se otorga a las construcciones que cumplan con unos estándares sobresalientes en materia de sostenibilidad

Contenido patrocinado 26/07/2021 Sostenibilidad y eficiencia, sello de Terranum en desarrollo de proyectos inmobiliarios

En la industria inmobiliaria empresas están apostando a la generación de proyectos de infraestructura con menor huella ambiental

MÁS EMPRESAS