Las razones que explican esto tiene que ver con la dependencia que se tiene a los productos mineroenergéticos y el flagelo del narcotráfico

Ana María Sánchez - amsanchez@larepublica.com.co

En el nuevo siglo, los resultados de las ventas externas del país no han sido las mejores a destacar dentro de la economía. Pues en 20 años, la cifra ha variado entre US$11.975 millones y un máximo de US$60.125 millones, pero han sido más las caídas y los bajos crecimientos. Desde esa el 2000, el proceso ha sido lento y con poca variedad de bienes para exportar, dependiendo de la venta de productos mineroenergéticos.

Por esa razón, no es sorpresa que durante este periodo las exportaciones de Colombia estén prácticamente estancadas, a juzgar por la tendencia que han tenido en el tiempo. (Ver gráfico).

Pese a que en algunos años han tenido variaciones de crecimiento relevantes, sobre todo en los periodos con barriles de petróleo altos, sobre US$100 con Juan Manuel Santos como presidente, lo cierto es que el resultado nunca ha tenido una proporción del PIB que se pueda destacar, por el contrario las ventas externas han tenido ocho abruptas caídas en 20 años, que generaron que las recuperaciones sean lentas y dejen cifras poco alentadoras.

En general, en el periodo de Andrés Pastrana las exportaciones fueron en descenso. Pues pasaron de US$13.158 millones en 2000, a US$12.329 millones en 2001, y su gobierno  influenció parte del dato de US$11.975 millones con el que cerró 2002.

Una caída que resalta en el Gobierno de Pastrana se dio cuando las ventas externas cayeron de US$13.158 millones en 2000 a US$12.329 millones en 2001, un detrimento en las cifras de 6,3%, explicado principalmente por la reducción en las ventas de hidrocarburos, además de una disminución en las exportaciones de café. Este pobre desempeño en la venta del grano se generó luego de que en el año cafetero 2001-2002 había una sobreoferta del grano, pues se empezaba a desatar una rápida expansión de la producción de Vietnam y de las nuevas plantaciones del Brasil, según confirmó un documento de la Organización Internacional de Cafe.

Durante la presidencia de Álvaro Uribe las cifras de las ventas externas fluctuó entre US$13.128 millones al inicio de su mandato en 2003, hasta US$39.713 millones en 2010, con un crecimiento exponencial, que tuvo solo un bache entre 2008 y 2009 cuando cayeron 10,7%, producto de la crisis financiera mundial que debilitó la demanda internacional.

En la administración de Santos, las exportaciones vivieron sus peores caídas, pues aunque empezó en una cifra considerablemente positiva, al obtener US$56.914 millones en el primer año de su mandato (2011) producto de la escalada del crudo, que también generó un alza en el comercio en el siguiente año de 5,6%, al lograr ventas externas por US$60.125 millones, a partir de ese año, los resultados se descolgaron con variaciones negativas de 2,2%, 6,7%, 34,3% y 11,8% hasta 2016.

Una de las principales contracciones en materia de exportaciones se dio al pasar de US$54.856 millones en 2014 a US$36.017 millones en 2015. Esto, a raíz de que el país entró en una de las peores crisis de los precios del petróleo. Según expertos, Colombia en ese entonces le dio más peso a la producción petrolera, y olvidó incentivar el resto de sectores, que paulatinamente se iban abriendo camino en el mercado externo. Una política que hoy se siente.

Esto se vio evidenciado cuando, un año después del crash petrolero, las exportaciones tuvieron una caída, aunque menos estremecedora que la anterior. En concreto, entre 2015 y 2016 cayeron 11,8%, pues pasaron de estar en US$36.017 millones a US$31.768 en 2016, año en el que la devaluación aún no se recuperaba y las exportaciones seguían dependiendo del oro negro.

“La proporción de exportaciones respecto al PIB ha sido prácticamente el mismo desde antes de la apertura económica”, explicó el ministro de Comercio, Industria y Turismo, José Manuel Restrepo, quien coincidió en que durante 20 años las exportaciones no han estado en verdadero terreno positivo.

LOS CONTRASTES

  • José Manuel RestrepoMinistro de Comercio, Inudstria y Turismo

    “Esto plantea un desafío grande, por eso lanzamos la Misión de Internacionalización, para que resuelva ese acertijo de por qué Colombia tiene tan bajo nivel exportador”

Bajo este panorama, los expertos coinciden en que los factores que han afectado al sector del comercio exterior recaen principalmente en la dependencia de las ventas externas del sector mineroenergético.

Y aunque a todas luces este sea el problema más notorio, lo cierto es que otros factores como el desaprovechamiento de los TLC han estancado la posibilidad de aumentar la oferta exportadora.

“Los TLC han diversificado la matriz, pero el PIB va creciendo y el esfuerzo debe ser mayor. Nos hemos concentrado mucho en firmar tratados, pero no en aprovecharlos”, afirmó Restrepo, quien además recordó que algunos de los TLC han sido olvidados, siendo el tratado con EE.UU. y el que hay con Europa a los que sí se le sacado provecho, dejando de lado los otros 13 acuerdos con los que cuenta el país.

Otra de las fallas estructurales que ha estado presente en esta actividad es el flagelo que ha dejado el narcotráfico. Para Javier Díaz, presidente de Analdex, la lucha contra este problema ha generado que los costos sean más altos, por la cantidad de inspecciones que se vuelven necesarias en el proceso exportador. “Esto hace que la operación no sea fácil, y sea más costosa. Por esto, nuestro aparato logístico es muy costoso”, dijo.

El panorama exportador se vuelve aún más complejo de leer, pues, aunque el país siga teniendo indicadores de impacto positivo en la región, el rezago que dejó el narcotráfico sigue generando una lucha dentro de las empresas de vocación exportadora. Y aunque las ventas al exterior tuvieron una tendencia de recuperación entre 2016 y 2017, aún en el Gobierno de Santos, pues paso de estar en US$31.768 millones en ventas externas a US$41.904 millones al finalizar 2018, lo cierto es que a partir de ahí y hasta la fecha las exportaciones no han tenido un repunte significativo.

En tanto que, desde el inicio de la presidencia de Iván Duque, las cifras marcan una caída entre 2018 y 2019, cuando la variación entró en terreno negativo y alcanzó una reducción de 5,8% en el total de las ventas externas del país, pues se pasó de US$41.904 millones a US$39.489 millones.

Pero a esto se ha sumado otra preocupación de los exportadores, y es la que recae en la cantidad de trámites que los empresarios deben realizar para empezar con un negocio exportador; según Díaz, aún se tiene que seguir simplificando ese camino.

Sumado a todos estos problemas estructurales, hoy el panorama es uno de los más oscuros en 20 años, y no es de asombrar, pues es otro de los sectores que siente la afectación de la pandemia. En total, la cifra de exportaciones durante el año corrido ha caído (US$10.653 millones), frente al mismo periodo de 2019, más de 30%, un comportamiento que no se veía desde 2016.

Pese a esto, los expertos y actores del sector afirman que hay una oportunidad, pues aunque la demanda internacional esté caída, es el momento de dar a conocer la oferta exportadora con la que cuenta el país, por lo que el Gobierno decidió crear la Misión de Internacionalización para dejar de depender del petróleo y por fin, hacer que las exportaciones pesen más en la economía.

En el documento adjunto podrá encontrar las cifras históricas relacionadas con las exportaciones, desde 1994 hasta el dato más reciente, abril de 2020.

Documentos adjuntos