Gobierno suscribió los tres contratos por más de $446.000 millones para concluir el proyecto del túnel de la línea, el cual se prevé esté terminado en diciembre de 2020.

Kevin Steven Bohórquez Guevara - kbohoquez@larepublica.com.co

El Gobierno Nacional ya tiene clara la hoja de ruta con la que reactivará las obras de infraestructura más importantes del país. Tras incluir un articulado en el Plan Nacional de Desarrollo que promueve el desarrollo vial (vías terciarias y de Cuarta Generación), uno de los primeros pasos lo dio esta semana, no solo porque adjudicará nuevas APP, sino, además, porque logró asignar los contratos para finalizar las obras del Túnel de la Línea.

Se trata tres acuerdos por más de $446.000 millones, los cuales tendrán la tarea de finalizar el proyecto a más tardar en diciembre de 2020. Estos contratos, según el Invías, estarán divididos por Quindío, Tolima 1 y Tolima 2 con el objetivo de priorizar las tareas por cada uno de los segmentos y agilizar el desarrollo de las obras.

En total, serán 25 túneles -dentro de ellos el principal de La Línea-, 31 viaductos, tres intercambiadores viales y 18 kilómetros de doble calzada los que se construirán en año y medio. Aunque aún existe incertidumbre sobre si se lograrán cumplir los plazos estipulados, lo cierto es que una de las obras más polémicas parece avanzar.

“La terminación del proyecto Cruce de la Cordillera Central conlleva a la disminución de costos de operación vehicular, al igual que los tiempos de viaje (90 minutos en la carga y en 30 minutos para el tráfico liviano, entre Cajamarca y Calarcá), y la reducción de la accidentalidad hasta en 75%”, explicó Juan Esteban Gil, director del Invías.

Además de las inversiones que se harán en este tramo, el Ministerio de Transporte también ha venido trabajando para destrabar otras obras polémicas como Ruta del Sol II, Puente Chirajara e Hisgaura y Autopista Popayán - Santander de Quilichao.

Para la Ruta del Sol II, por ejemplo, el Gobierno planea abrir una nueva licitación este año con el objetivo de finalizar el trayecto en cuatro o cinco años. A esta se suma, igualmente, el nuevo Chirajara, que prevé iniciar su reconstrucción en mayo tras cumplir más de un año desde que se desplomó. Para esta obra, se prevé una inversión de $96.000 millones.

En cuanto a la Autopista Popayán- Santander de Quilichao, la obra ha sido afectada por algunas consultas previas, escándalos de corrupción y permisos ambientales. El Puente Hisgaura ha presentado problemas por las ondulaciones en su estructura y no se ha esclarecido su futuro.

Túnel de la Línea estará listo a más tardar a finales de 2020

Tras décadas de retrasos y problemas con el anterior contratista, Carlos Collins, este año el Ministerio de Transporte anunció que reactivaría la obra con la adjudicación de los tres contratos. Se prevé que las construcciones iniciarán en el segundo semestre, pues se tiene un plazo máximo de entrega de diciembre de 2020.

Gobierno abrirá nueva licitación para la Ruta del Sol II


Tras pagar un poco más de $1,34 billones en obligaciones a contratistas, proveedores y acreedores, y anunciar $627.000 millones este año para pagar deudas, el Gobierno Nacional aseguró que este año abrirá una nueva licitación para terminar en un plazo de cuatro a cinco años las obras definitivas.

Nuevo Puente Chirajara iniciaría su construcción en mayo

En mayo de este año iniciaría de nuevo la construcción del Puente Chirajara que, tras tener daños de diseño y problemas en su construcción, se desplomó el pasado 15 de enero de 2018. Se prevé que la nueva obra tenga una inversión de $96.000 millones y esté lista a más tardar a finales de 2021.

Puente Hisgaura, en vilo por sus ondulaciones estructurales

Pese a que el viaducto ya está listo, según Sacyr, las ondulaciones que presenta la estructura han sido motivo de discordia, no solo por los efectos que podrían verse en unos años, sino además porque no ha sido aprobado por el Fondo de Adaptación y el Invías. En las próximas semanas se definirá el futuro del puente.

Autopista Popayán- Santander de Quilichao aún no arranca

La duración de la concesión de esta vía de 76 kilómetros estaba contemplada para 31 años: uno para la fase de pre-construcción, cuatro para la de la construcción, y otros 25 para la operación y mantenimiento. Sin embargo, las consultas previas, los escándalos y los permisos mantienen frenada esta autopista.