Las ventas de este segmento en el primer mes del año fueron de US$826 millones, lo que significó un incremento de 81,1% frente a enero de 2019

Adriana Carolina Leal Acosta

En el primer mes de 2020 las exportaciones experimentaron un repunte de 11,7% frente a enero de 2019 hasta llegar a los US$3.423,7 millones, de acuerdo con el más reciente informe del Dane.

Según la entidad estadística, lo anterior fue posible gracias al incremento de las ventas externas del renglón de combustibles y productos extractivos, que facturaron US$2.086,1 millones en ese mes. Esto significó un crecimiento de 27,2% en comparación con enero del año pasado, cuando la cifra fue de US$1.604,3 millones.

Ahora, más que un crecimiento es una reactivación si se tiene en cuenta que en enero de 2018 la facturación de este grupo productivo fue de US$1.986 millones, por lo que entre ese año y 2019 la variación fue negativa había sido de -17,5%.

Es así como el comportamiento de este año podría estar dando señales de recuperación o cierta estabilidad en el sector, pero principalmente en el segmento de “hulla, coque y briquetas”, el cual se refiere al comportamiento del carbón.

LOS CONTRASTES

  • María Fernanda SuárezMinistra de Minas

    “Aunque muchos países estén transitando hacia energías más limpias, los datos del Dane confirman que los combustibles fósiles son necesarios en la transición energética”

La razón es que las ventas de este mineral en específico fueron de US$826 millones en enero de este año, lo que significó un crecimiento de 81,1% en comparación con el primer mes de 2019.

Además, según el informe oficial, la contribución del carbón a la variación de su renglón, el de las actividades extractivas, fue de 12,1%, seguida por la del petróleo y sus productos derivados, con solo 1,9%; y las menas y desechos de metales, de 0,4%.

Un dato relevante es que entre enero de 2018 y enero de 2019 las ventas externas de carbón cayeron 31,9%, siendo el principal responsable del desplome de las exportaciones del grupo de productos extractivos, que para el mismo periodo en comparación fue de 17,5%.

De hecho, de acuerdo con los registros, en enero pasado el incremento en cantidad de ‘hullas térmicas’ fue significativo, pues se pasó de despachar 4,7 millones de toneladas en ese mes de 2019 a 13,3 millones en 2020. Sobre el comportamiento, expertos explican que “podría tener que ver con que arrancamos el año con volatilidad de dólar por lo que se estarían percibiendo mayores ingresos a razón de la tasa de cambio. Ahora bien, para poder analizar la situación hay que mirar si a mitad de año esas ventas y el crecimiento se mantiene estable en términos de cantidades ya que, adicionalmente, puede que los mercados se estén abasteciendo de materias primas por el llamado efecto coronavirus”, explicó Andrés Mauricio Castro, decano de Negocios de la Universidad Piloto.

Cabe señalar que, al revisar las ventas externas de las industrias extractivas en enero, la cifra de 2020 fue la más alta reportada para ese mes desde 2015, cuando se facturaron US$1.589 millones. Luego, en 2016 se exportaron US$873,1 millones, panorama que ha ido mejorando de manera gradual, pero que aún está lejos de llegar a los niveles de 2014 cuando se vendieron US$3.521 millones.

El otro segmento que también creció en enero fue el de productos agrícolas con 5,4%.

Las manufacturas reportaron una caída en las exportaciones de 17,2% 

Este segmento fue el que reportó el peor comportamiento exportador en ventas al exterior de 2020 frente al mismo mes de 2019. De acuerdo con el Dane, la variación fue de -17,2%, llegando a US$551,2 millones, mientras que en el primer mes del año pasado fue de US$666,1 millones. Los vehículos de carretera fueron los que más contribuyeron negativamente a ese comportamiento, con una baja en ventas de 45%, seguido por los productos de hierro y acero, que se vendieron 25% menos que en el mismo mes de 2019.