El país cuenta actualmente con 855.000 hectáreas de cultivos cafeteros de los que dependen más de 500.000 familias

Reuters

Los productores de café de Colombia viven un buen momento por la depreciación del peso frente al dólar, el alza del precio interno y una prima de calidad que les permitirá recuperar pérdidas de años recientes, aunque están lejos de una bonanza económica, dijo el máximo dirigente cafetero país.

Los cultivadores de café en el país sudamericano, el primer productor mundial de arábigo lavado, enfrentaron una crisis en los últimos dos años por los bajos precios, lo que obligó al Gobierno a destinar millonarios recursos en subsidios, alivio de deudas y renovación de cafetales para compensarlos.

Colombia perdió 40.000 hectáreas cultivadas de café entre 2015 y 2019 por la decisión de los campesinos de abandonar la industria debido a los bajos precios. El país cuenta ahora con 855.000 hectáreas de las que dependen más de 500.000 familias.

"Estamos lejísimos de poder hablar de una bonanza, lo que sí podemos decir claramente es que hemos recuperado el nivel en donde la caficultura vuelve a ser rentable, donde el cafetero colombiano puede derivar del negocio del café un ingreso que le permite vivir de manera decente", dijo el miércoles a Reuters el gerente de la Federación Nacional de Cafeteros, Roberto Vélez.

Los ingresos actuales de los cultivadores cubren los costos de producción estimados en alrededor de 800.000 pesos (208,5 dólares) por carga de 125 kilos. Los mayores costos provienen de la mano de obra y la fertilización.

El precio interno se ubicó el miércoles en 1,12 millones de pesos (292 dólares) por carga de 125 kilos, y en la Bolsa de Nueva York cerró en 1,11 dólares por libra. El café colombiano recibe una prima de calidad de 45 centavos de dólar, por lo que el precio ascendió la víspera a 1,56 dólares por libra.

Histórica y benéfica caída del peso
A lo anterior se suma la depreciación del peso que el jueves tocó un histórico de 4.100 unidades por dólar, con lo que la moneda acumula una caída de más de un 17% en lo que va del año.

La situación es muy diferente a hace un año, cuando la libra de café en la Bolsa de Nueva York se cotizaba por debajo del dólar y el precio interno no cubría los costos de producción.

Vélez dijo que es posible que los precios en la Bolsa de Nueva York, la prima de calidad y la remuneración interna a los cultivadores de café se mantengan estables este año, a diferencia de lo que sucede con el petróleo que cayó a mínimos históricos en medio del impacto sobre la economía mundial por el brote de coronavirus.

"Yo no veo un dólar devolverse a 3.000 pesos ni veo una prima de café colombiano destemplarse a cuatro centavos", aseguró Vélez en una entrevista en su oficina de Bogotá.

El dirigente anunció que Colombia, el tercer productor mundial después de Brasil y Vietnam, se concentrará en mantener la calidad de sus cafés para seguir conquistando el cada vez más exigente mercado internacional y garantizar con las primas la sostenibilidad de sus caficultores.

Así mismo, pronosticó que el valor de la cosecha de café de Colombia ascenderá este año a 9 billones de pesos (2.346,7 millones de dólares), un 25% por encima de la de 2019.

Vélez previó una cosecha de entre 14 millones y 14,2 millones de sacos de 60 kilos para este año, mientras descartó una reducción del consumo de café a nivel internacional por el impacto del coronavirus.

"Lo que uno ve es que a pesar de que haya ciclos de baja en la economía, la gente sigue tomando café, se sigue dando ese pequeño lujo de tomarse una buena taza de café", concluyó.