El sello es una certificación creada por el Ministerio con el respaldo de la OMT y garantiza confianza entre los viajeros

Ana María Sánchez - amsanchez@larepublica.com.co

El Ministerio de Comercio, Industria y Turismo anunció que el Aeropuerto Internacional El Dorado de Bogotá, el Aeropuerto Internacional Rafael Núñez de Cartagena y los Aeropuertos de Oriente, Palonegro de Bucaramanga y Camilo Daza de Cúcuta, obtuvieron el sello de bioseguridad ‘Check-in Certificado’, por parte de la cartera y que avala la Organización Mundial del Turismo (OMT).

“Para la fase de reactivación de la industria turística en Colombia es muy importante trabajar de la mano y en equipo. Es por esta razón que felicitamos a estas importantes terminales por la obtención de nuestro sello de bioseguridad, lo que se constituye en un gran paso en la agenda que venimos implementando para impulsar esta actividad”, dijo el ministro de Comercio, Industria y Turismo, José Manuel Restrepo.

El sello de bioseguridad, “Check in certificado, COVID-19 bioseguro” es una certificación creada por el Ministerio con el apoyo de ProColombia e Icontec. Este, cuenta con el respaldo de la Organización Mundial del Turismo (OMT), y tiene como objetivo generar confianza entre los viajeros y consumidores, minimizar los riesgos de contagio del virus e incentivar el turismo en el país.

Con este sello, los viajeros podrán hacer uso de los aeropuertos de Bogotá, Bucaramanga, Cartagena y Cúcuta con la confianza de que se están siguiendo estrictamente todos los protocolos de bioseguridad, encaminados a minimizar la propagación del covid-19.

“Con la obtención de este sello damos un paso fundamental para la recuperación del sector turismo en Colombia. Invito a más empresarios de esta industria a que se certifiquen para darle a nuestros turistas la confianza de que viajan seguros”, aseguró el viceministro de Turismo, Julián Guerrero Orozco.

Los aeropuertos fueron avalados por Bureau Veritas, uno de los organismos de evaluación de la conformidad. Esta certificación es de carácter voluntario y se basa en los criterios de los protocolos de bioseguridad contempladas en la Resolución 666 de 2020 y en los específicos de cada uno de los sectores de la cadena de valor del sector turismo.

La certificación tendrá una vigencia de dos años y, desde el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, se llevará un registro de los prestadores de servicios, atractivos y destinos turísticos a los que se les otorgue el sello.