El Gobierno lanzó una línea de crédito para apoyar al sector. Sin embargo, solo en la pandemia su situación financiera empeoró en más de $2 billones

Kevin Steven Bohórquez Guevara - kbohoquez@larepublica.com.co

La situación financiera que atraviesan los Sistemas Integrados de Transporte Masivo (Sitm) aún esta muy lejos de solucionarse. El Gobierno Nacional anunció una nueva línea de crédito para aliviar el déficit operacional de estos sistemas, pero todavía persisten dudas sobre el alcance de la medida, que, tal y como confirmó el Ministerio de Transporte, se extenderá hasta el 31 de diciembre de este año.

La ministra Ángela María Orozco explicó que serán las administraciones locales quienes podrán utilizar estos recursos para financiar los Sitm. En total, según el Gobierno, se dispondrá de $650.000 millones a través de créditos directos con Findeter, los cuales no solo se destinarán para sopesar los costos de operación de los entes gestores, sino también para aliviar el impacto del covid en el sector.

“Somos conscientes de las afectaciones económicas que los Sistemas Integrados de Transporte Masivo en el país han sufrido por la pandemia del covid-19. Por eso, junto con el Gobierno Nacional, a través del Ministerio de Transporte, hemos diseñado esta línea de crédito directo que les permite cubrir los menores ingresos y continuar prestando su servicio”, explicó Sandra Gómez, presidente de Findeter.

Aunque la iniciativa prevé aliviar la situación que hoy enfrentan sistemas como TransMilenio (de Bogotá); Transmetro (de Barranquilla); Transcaribe (de Cartagena); MIO (de Cali); Megabús (de Pereira); Metroplús (de Medellín) y Metrolínea (de Bucaramanga), hay voces que advierten que esos recursos son insuficientes ante el triste panorama que hoy vive la industria.

La razón, según explicó Martha Gutiérrez, secretaria general de la Asociación Latinoamericana de Sistemas Integrados para la Movilidad Urbana Sustentable, obedece a que el confinamiento ha agudizado la situación de los sistemas, a tal punto que, a diario se está calculando un déficit operacional de por lo menos $11.353 millones.

Bajo estos cálculos, y según las cifras de la Asociación, se estima que a hoy el déficit de los sistemas asciende a $2,6 billones, de los cuales $600.000 millones venían antes de la pandemia, mientras $2 billones adicionales se sumaron tras el impacto de la coyuntura.

“Efectivamente los recursos anunciados por el Gobierno no van a alcanzar. El déficit que hemos podido identificar supera los $2 billones, entonces esos recursos no son suficientes. Nosotros le hemos pedido al Gobierno que pueda disponer de recursos directamente de ellos. El problema es que con esos créditos las ciudades no tendrían la capacidad financiera para pagarlos”, dijo Gutiérrez.

La crisis que se evidencia en el sector también se ve desde el lado de la demanda. De acuerdo con los cálculos de la Red Simus, en un día laboral típico se movilizan hasta 5,3 millones de personas, una cifra muy elevada a los 1,3 millones que actualmente se registran a diario.

Precisamente, al ver la situación de manera desagregada por cada uno de los sistemas, se destaca una cruda situación para TransMilenio y el Metro de Medellín. El motivo es que mientras el primero reporta un déficit de $1,2 billones, el segundo de $304.300 millones.

De hecho, solo en Bogotá, por ejemplo, se registra una caída de más de 200% en la movilización de pasajeros, pues mientras antes se registraba un promedio de 3,4 millones de personas en TransMilenio, con el confinamiento se ha reducido hasta 886.307 personas.

Por ahora, desde los entes gestores y los gremios se le pide al Gobierno Nacional que se siga buscando nuevas alternativas para mejorar la situación de estos sistemas. Incluso, estas peticiones se suman a las que ya habían presentado los gerentes de las empresas de transporte, en las que se pedía una flexibilización de líneas de crédito público, la exoneración o suspensión temporal de gravámenes, la revisión de esquemas de subsidios y tarifas, y hasta la creación de un Fondo Nacional de Garantía de la Movilidad Urbana Sustentable, entre otras ideas.