La ministra Alicia Arango aseguró que antes de que acabe el año se regularán estas plataformas

Laura Lucía Becerra Elejalde - lbecerra@larepublica.com.co

La ministra de Trabajo, Alicia Arango, respondió a las quejas por las condiciones laborales de los ‘rappitenderos’, los mensajeros que abundan en varias ciudades del país y que la semana pasada quemaron cerca de 100 mochilas naranjas en frente de las instalaciones de Rappi en Bogotá.

“Los contratos de Rappi no son informales, son contratos independientes que hace el trabajador con la empresa o la plataforma, que no implica por parte de la plataforma la necesidad de pagar seguridad social y pensión, ese es el primer problema que hay, pero es legal lo que están haciendo”, aseguró la ministra.

Arango recordó que el Gobierno tiene la obligación, según lo estipulado en el artículo 205 del Plan Nacional de Desarrollo, de reglamentar este tipo de plataformas digitales antes de que finalice el año, por medio de un proyecto de Ley que deberá llevarse al Congreso y que reglamente “no solamente a Rappi, sino a otras plataformas para distintos servicios”.

La ministra aseguró que Colombia tiene “serios problemas de contratación”, y que se necesita de mayor flexibilidad en el modelo laboral, de modo que se puedan incluir medidas como la cotización por horas, para favorecer a quienes tienen contratos a tiempo parcial.

Por otro lado, el viceministro de Trabajo, Andrés Felipe Uribe anunció que desde el Ministerio se está trabajando en un decreto para frenar la explotación laboral de ciudadanos venezolanos en Colombia. “No podemos permitir que el principal activo de los migrantes sea ser más baratos vía la informalidad”, dijo.
Uribe aseguró que las condiciones de contratación serán las mismas que para los colombianos en materia salarial.