Mauricio Cárdenas y Humberto Martínez resaltan que se deben hacer más pruebas PCR y mantener la apertura gradual con protocolos

Ana María Sánchez - amsanchez@larepublica.com.co

“Una crisis como ninguna otra, una recuperación incierta” es uno de los postulados del Fondo Monetario Internacional sobre la situación actual que deja un ambiente de zozobra, pues la proyección de crecimiento económico de esta entidad internacional para Colombia está actualmente entre -7% y -8%, una cifra muy distante de la que pronosticaba a finales de 2019.

Bajo este escenario, el exministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, en conjunto con el investigador Humberto Martínez dieron a conocer un informe en el que muestran la evolución que ha tenido el covid-19 en el país, y la huella que este ha dejado tanto en la economía y en la sociedad. A su vez, ofrecen ocho recomendaciones que podrían dar un vuelco a la situación que se vive actualmente.

En primer lugar, los investigadores resaltan que una de las respuestas más eficaces, y que debería seguir el país, es hacer más pruebas PCR. Según los datos, Colombia se encuentra por debajo de países como Uruguay, Italia, Chile y EE.UU., en este ítem. Además, el documento resalta que en Latinoamérica se hacen menos pruebas diarias de lo que sugiere su PIB per capita, a excepción de Chile.

No obstante, las medidas de aislamiento decretadas, y el apoyo económico de las instituciones son dos puntos en los que ya hay un terreno ganado. Según el informe, Colombia está por encima de casi todos los países de la región en relación a los estos dos puntos, y solo es superado por Perú en la magnitud de apoyo económico que se ha dado a la crisis.

LOS CONTRASTES

  • Carlos SepulvedaDecano de economía de la Universidad del Rosario

    “El confinamiento obligatorio fue una medida extrema ante la poca preparación y poca información que teníamos, y lo asumimos con unos costos económicos y sociales enormes”.

Dado lo anterior, y la necesidad del país en generar una mayor respuesta ante la coyuntura, los economistas recomiendan que se debe continuar con la ampliación de la oferta y el fortalecimiento del sector salud; aumentar el número de pruebas, como ya se mencionó, y seguir promoviendo el distanciamiento social y el autocuidado.

En este último punto, el decano de economía del Externado, Julián Arévalo, afirmó que “las cuarentenas no se tratan solo de proteger la vida de la ciudadanía, sino, en paralelo, desarrollar las medidas tanto sanitarias como económicas, para que en el momento que se abra la economía estén las herramientas para enfrentar ambas crisis”.

Otros de los consejos tienen que ver con mantener la apertura gradual con protocolos; evitar políticas públicas que generen contactos cercanos en espacios cerrados y concurridos; aprender de los episodios de súper contagio; reformular las reglas del día sin IVA, que fue ratificado para el 3 de julio, y extender programas de apoyo en tiempo y en número de beneficiarios como son el subsidio a la nómina.

“Ahora, ya tenemos más capacidad y más información, por lo que urge movernos hacia escenarios de reactivación con protocolos que nos permitan tener control de la evolución de la pandemia”, resaltó Carlos Sepúlveda, decano de economía de la Universidad del Rosario.

Documentos adjuntos