El centro de estudios propone una hoja de ruta compuesta por 13 reformas estructurales para impulsar la economía nacional

Adriana Carolina Leal Acosta

Fedesarrollo desarrolló una propuesta compuesta por 13 reformas que, de implementarse y según sus cálculos, haría crecer al PIB nacional alrededor de 5,9% anual durante la próxima década.

Esto, tras hacer un diagnóstico sobre cuáles son las principales barreras que explican el bajo desempeño de la productividad en Colombia (ver gráfico), lo que le resta competitividad al país.

El estudio realizado por Luis Fernando Mejía, director de la entidad y María Angélica Arbeláez, advierte que, como consecuencia del covid-19, el panorama de crecimiento económico para 2020-2030 “luce desalentador”, con un crecimiento promedio proyectado de 2,5% anual. Por esto, señalan que es imperativo implementar cambios estructurales en todos los campos.

La primera idea está enfocada en reducir los costos de entrada y operación (requisitos administrativos, calidad de la infraestructura, impuestos, costos de financiamiento) de las empresas, así como la elevada concentración en algunos sectores como el bancario, lo cual limita la competencia. Además, proponen que se disminuyan los altos costos para el comercio internacional (36,6% del valor del producto para importación y 16,5% para exportación), para promover las exportaciones.

LOS CONTRASTES

  • Luis Carlos ReyesDirector Obs. Fiscal de la U. Javeriana

    “No veo necesario que el salario mínimo se aumente solo a nivel de la inflación, pero sí eliminar costos de contratación como el de las cajas de compensación”

Señalan que es necesario aumentar la calidad de las instituciones, que según el índice PRS, se ha deteriorado en los últimos 15 años, particularmente en lo relacionado con el control de corrupción.

Por otro lado, argumentan que se debe promover la inversión sostenida en infraestructura, a una tasa de 0,5% anual durante la década, dado que este sector es jalonador de empleo.

En materia laboral, dicen que el salario mínimo debería aumentar solamente al nivel de la inflación hasta 2030 y que se deben subir los años de escolaridad de 8,3 actuales promedio, a 10.

Sobre este punto, Luis Carlos Reyes, director del Observatorio Fiscal de la Universidad Javeriana, señaló que se debe triplicar el gasto en educación para estar a niveles de la Ocde. “y al invertir en capital humano se eleva la productividad, de modo que las empresas pagarán más y será menos relevante controlar el salario mínimo”.

En esta misma línea, Fedesarrollo propone crear un bono de género para “reducir una tercera parte de la brecha de participación laboral para el grupo de edad entre 40 y 50, dada su importancia para aprovechar el bono demográfico”.

Así mismo, indican que es necesario diseñar medidas que permitan aumentar la profundización financiera con créditos al sector privado no financiero respecto al PIB, pasando de 50% en la actualidad hasta 90% en 2030, lo que equivaldría al nivel promedio entre Chile y Brasil, los más altos de la región.

Por otro lado, piden evaluar la reducción estimada de la carga tributaria a las empresas en la reforma tributaria de 2019, que se estima fue de 0,5% del PIB.

También hablan de la necesidad de invertir más en innovación y desarrollo desde 0,24% del PIB en la actualidad, hasta 0,7% del PIB, el promedio de los tres más altos de la región (Argentina, Chile y Brasil.

Por último, proponen aumentar la calidad de la gerencia en las empresas y reducir en 10% la informalidad de las compañías para 2030.

“Crecer al 5,9% al año implicaría un PIB per cápita de US$24.200 en 2030, superior al de Chile (US$22.900)”, concluye el estudio.