Inflación en abril fue de 0,16% y la anual llegó a 3,51%, según el Dane. La división del gasto que mayor repunte tuvo fue alimentos y bebidas no alcohólicas

Adriana Carolina Leal Acosta

“La inflación mensual de abril fue una tercera de la media histórica”. Eso dijo el director del Dane, Juan Daniel Oviedo, quien anunció que la variación del IPC durante el cuarto mes del año fue 0,16%. Hace un año, el valor fue de 0,5%. Con esto, la variación del IPC medida de manera anual fue de 3,51%, 25 puntos básicos por debajo de la presentada en marzo.

El dato presentado en el cuarto mes del año fue apenas la mitad de lo que pronosticaban los analistas, quienes de acuerdo con diversas encuestas esperaban que la variación mensual del IPC para abril fuera de 0,32%; y hasta había entidades que, en medio de una gran incertidumbre y un rango muy amplio, hablaban de una inflación negativa de -0,1%.

Según los cálculos del Dane, el dato de abril (0,16%), se explicó principalmente por un aumento en los precios de alimentos y bebidas no alcohólicas, división que tuvo una variación de 2,04%; a esta le siguió el gasto en salud, que tuvo un aumento de 0,51%. Dos divisiones presentaron disminuciones en los precios, este fue el caso de transporte, y de información y comunicación. En el caso de transporte, esto podría estar explicado por la disminución de la movilidad que ha generado la cuarentena preventiva obligatoria, decretada por el Gobierno.

En términos regionales, la inflación se ubicó en su punto más alto en Riohacha, donde la cifra llegó a 1,04% para abril, le siguió Valledupar con un aumento de 0,7%; Pasto con 0,68%, y Popayán y Cúcuta con un incremento de 0,6%.
En las ciudades que se registró el menor índice de precios al consumidor fue en Pereira, donde el dato llegó a niveles negativos de -3,55%, seguido de Neiva con -1,70%; Manizales con -0,13%, y Cali con 0,06%.

Para la capital de Risaralda, el director del Dane explicó que la caída en la inflación se debió principalmente a la decisión de la administración municipal de subsidiar el pago de los servicios públicos a algunos estratos sociales.
Cabe resaltar que ante la incertidumbre generada por el cierre de comercios, industrias y la caída inminente del consumo en el país, el mercado tenía la inquietud sobre cómo respondería ante ese fenómeno la inflación, que entre febrero y marzo varió 0,50%, y cuya mayor motivación en el último mes fue la especulación de precios en los alimentos causada por las compras de pánico.

Por eso, hubo quienes pronosticaron una variación negativa del IPC por el comportamiento de los combustibles y los arrendamientos, lo que llevó a que los precios se mantuviera a raya en el cuarto mes y el primero completo de aislamiento. Algunos analistas que preveían mayores alzas en el IPC para el último periodo, como es el caso de Wilson Tovar, jefe de investigaciones económicas de Acciones y Valores, calculaban que estaría debajo del dato registrado el mes inmediatamente anterior.

LOS CONTRASTES

  • Wilson TovarEconomista de Acciones y Valores

    “Nosotros esperábamos una inflación alta, con una variación mensual de 0,47%. Sin embargo, está por debajo de 0,50% que hubo entre febrero y marzo”.

“Nosotros esperábamos una inflación alta, de 0,47%, pero que estaría de todas formas por debajo de la del mes anterior, que fue 0,50%. El mercado preveía una cifra cercana a 0,30%. Ellos piensan que muchos precios están en terreno negativo pero nosotros creíamos que, aunque va a caer, primero tenemos que ver un poco más el deterioro de la actividad económica, porque no hemos visto cifras de ventas al por menor, ni de producción industrial, por ejemplo. Aunque como la gente no sale, los precios caen”, dijo Tovar.

De hecho, cabe mencionar que durante el cuarto mes del año, el Índice de Precios al Productor (IPP) cayó -3,3% , al compararlo con marzo, uno de los más bajos de la historia reciente. Este resultado estuvo relacionado, principalmente, por la reducción de los precios del petróleo, pues la variación de este renglón fue de -24,17%, y es uno de los que más peso tiene en la medición.

“Lo que ocurre cuando el precio del petróleo baja es que el IPP tiende a bajar, aunque no ocurre lo mismo con el IPC porque los indicadores de cada índice son distintos, aunque en algunos casos hay variaciones de productos que coinciden”, explicó Andrés Langebaek, director de estudios económicos del Grupo Bolívar.

Los factores que más habrían influenciado el comportamiento de los precios en abril habrían sido la gasolina y la renegociación de cánones de arrendamiento, según dijo Langebaek, pues aunque en marzo se decretó un menor precio del combustible, las gasolineras tenían autorización de no bajar el precio hasta que se terminara el stock, lo que habría ocurrido en abril.

“Además, esta situación habría hecho que las personas renegociaran los cánones de arrendamiento, al empezar a percibir menos ingresos”, agregó el economista del Grupo Bolívar.

Inflación en el año sería de entre 1% y 3%, según el Banco de la República
En el Informe de Política Monetaria de abril, el Equipo Técnico del Banco de la República proyectó que la inflación de Colombia terminará 2020 entre 1% y 3 %. “Las políticas para enfrentar la pandemia tendrían un efecto bajista importante sobre la inflación básica, principalmente en el segundo trimestre”, señala el documento. Cabe recordar que previo a la crisis, la previsión era de 3,1%.