Variación del IPC de junio fue de -0,38% y estuvo explicada por una disminución en los precios de los servicios públicos y arrendamientos

Ana María Sánchez - amsanchez@larepublica.com.co

Un nuevo reporte de los indicadores termómetro de la economía fue entregado por el Dane. El cálculo del IPC (Índice de Precios al Consumidor), insumo necesario para conocer la inflación siguió en terreno negativo. La cifra mensual fue de -0,38%, seis puntos básicos menos que en mayo cuando estuvo en -0,32%.

Si bien los resultados de este primer semestre son atípicos al comportamiento normal de la economía colombiana, ambos datos de inflación mensual (mayo y junio) son comparables con los registrados en 2016, cuando por causa del paro camionero la inflación mensual durante agosto cerró en -0,32%.

Aunque no es negativa, la inflación del año corrido y la anual son más bajas frente al año pasado. El IPC año corrido cerró en 1,12%, dato que en 2019 era de 2,71%, mientras que la variación anual de 2,19%, es una cifra muy distante a ese 3,43% del mismo periodo del año anterior.

La disminución generalizada en los precios que se viene presentando desde marzo está explicada en la influencia que ha tenido la pandemia sobre la economía y las perspectivas futuras. Bajo este panorama, el Gobierno ha tenido que tomar medidas para mitigar los daños que deja la pérdida de ingresos de los colombianos. Una de esas estrategias y que jalonó la inflación a cifras negativas fue la de reducción de tarifas en los servicios públicos y el arrendamiento, rubros que ocupan gran porcentaje de los ingresos de los ciudadanos. En junio, la variación mensual del IPC de estos fue de -0,53%.

Precisamente esta tendencia afectó fuertemente dos ciudades del país, las cuales tuvieron significativas caídas en su IPC: Pasto e Ibagué, con una inflación mensual de -1,47% y -1,62%, respectivamente.

En cuanto al arriendo, que pesa una cuarta parte del gasto de los hogares colombianos, el director del Dane, Juan Daniel Oviedo, explicó que las medidas del Gobierno se han sentido pues la contribución de esta categoría a la variación mensual del IPC pasó de 0,07 (enero) a 0,01 (junio) puntos porcentuales.

Además de las tarifas de servicios públicos, también influyó en la inflación los precios de los muebles y artículos para el hogar, con una variación de -0,58%, seguido de prendas de vestir y calzado, con -2,06%.

LOS CONTRASTES

  • Juan David Ballén Dir. de análisis y estrategia de Casa de Bolsa

    “Cuando pase la emergencia, el Gobierno irá eliminando las medidas de alivio, por lo cual, en ese momento la inflación podría verse presionada al alza”.

En este último punto, Oviedo, aseguró que estuvo directamente afectado por la primera jornada del día sin IVA, “estamos viendo el efecto del día sin IVA sobre este rubro de gasto de los colombianos, en donde una parte de la canasta de las prendas de vestir que se ofrecen en el país al ser importada también pudo estar afectada por la devaluación del peso”.

Lo que demuestra la cifra negativa de la inflación es un comportamiento de menor gasto por una ralentización en el sector productivo, que además será transitoria, pues las exenciones, y reducciones de gastos que facilitó el Gobierno no durarán en el largo plazo.

“Si la inflación continúa cayendo a este ritmo podría llegarse a presentar deflación, sin embargo, mientras no sea por muy largo tiempo no generaría efectos negativos, de mantenerse podría afectar los ingresos de las compañías, y por ende la recuperación de la economía”, aseguró Juan David Ballén, director de análisis de Casa de Bolsa.

Documentos adjuntos