La situación del mineral impacta directamente en las finanzas de la mina de Cerrejón, que tan solo en 2019 giró $1,7 billones al departamento por regalías e impuestos

Kevin Steven Bohórquez Guevara - kbohoquez@larepublica.com.co

La caída en la producción carbonífera del país, que al segundo trimestre habría cerrado en -51,3%, sería una de las principales las razones por las que las finanzas de La Guajira están en riesgo. Con la reducción de las operaciones de Cerrejón y el débil panorama que enfrenta la industria a corto plazo, el departamento podría enfrentarse a un recorte en las transferencias, así como una disminución en la inversión social.

El motivo de fondo obedece a que La Guajira aporta alrededor de 35% de la producción total del carbón. Aunque en los últimos años la agricultura y el turismo se han perfilado como sectores en crecimiento, esta industria todavía es el motor del desarrollo económico de la región.

Así lo detallan las cifras de Cerrejón, principal empresa de la zona, que destacan que solo en 2019 se giraron $1,7 billones entre impuestos y regalías, una cifra que equivale a un poco más de 0,65% del presupuesto nacional. De hecho, el monto aumenta a $18,5 billones si se tienen en cuenta los pagos que se han ejecutado desde 2002.

En plata blanca, la mina aporta cerca de 40% del PIB de La Guajira y genera 11.000 empleos entre directos e indirectos.

“Pensamos que la disminución en la producción, sumada a los bajos precios del carbón, y la caída en las exportaciones, tendrá un impacto en las finanzas de la Nación. Por eso, es importante que el Gobierno se pueda anticipar a este panorama y realice un ajuste en los presupuestos de ingresos”, dijo Juan Manuel Sánchez, presidente de Fenalcarbón.

Los diversos impactos a raíz de este panorama también se podrían ver en las exportaciones y en el aporte social. Esto, debido a que el año pasado, con plena operación, el Cerrejón exportó 26,3 millones de toneladas de carbón, que representan 34,3% de las ventas externas colombianas, y 3% del mercado internacional de carbón.

A esto se suma que en el frente social se movilizaron $12.300 millones y $260.000 millones para la gestión ambiental. Incluso, tras una inversión de más de $5.600 millones por medio del mecanismo de Obras por Impuestos, la empresa amplió la capacidad de la planta de tratamiento de agua del acueducto de Riohacha.

Claudia Bejarano, presidente de la minera, explicó, que ante esta coyuntura la empresa ha consolidado sus ayudas para fortalecer el sistema de salud. “Cerrejón siempre está con La Guajira. Hemos fortalecido el sector salud con la donación de cerca de 100.000 insumos médicos para hospitales de la región, tres respiradores mecánicos y el primer laboratorio de biología molecular del departamento, que inauguraremos en agosto, y que permitirá realizar pruebas covid-19 en el hospital de Maicao”, dijo.

Si bien por ahora se prevé una recuperación para el tercer trimestre, con un estimado de producción que asciende entre 10 millones y 14 millones de toneladas, expertos, gremios y empresarios coinciden en la necesidad de seguir buscando nuevos mercados, así como consolidar el apoyo del Gobierno. La razón, según dicen, con el objetivo de promover el desarrollo de la industria y continuar consolidando las transferencias en los territorios.

“Es importante reconocer la labor de las compañías en la búsqueda de alternativas en mercados de diversificación como el asiático. Sin embargo, extendemos una invitación al Gobierno para que continúe apoyando el sector carbonífero e impulsando la industria del coque”, añadió Sánchez.