El Gobierno ratificó que la decisión de apertura depende de la coordinación entre alcaldes. Aeropuertos del Eje Cafetero y Antioquia, entre los más interesados

Kevin Steven Bohórquez Guevara - kbohoquez@larepublica.com.co

El anuncio del alcalde de Medellín, Daniel Quintero, sobre la posibilidad de reactivar el aeropuerto de la ciudad abrió de nuevo el debate sobre cómo va la ejecución de los nuevos vuelos piloto en el país. Aunque todavía no es claro cuántos mandatarios han presentando una solicitud formal ante el Ministerio del Interior, lo cierto es que la falta de coordinación y los altos picos de contagio en algunas ciudades continúan retrasando la reactivación.

De acuerdo con el más reciente balance de la Aeronáutica Civil, hoy 14 terminales aéreas ya cumplen con todos los protocolos de bioseguridad que exige el Ministerio de Salud. Estos aeropuertos se han acogido a las exigencias de la Resolución 1054 de dicha cartera, por lo que ya tienen todos los requisitos para prevenir, mitigar y contener la propagación del covid-19.

Se trata de El Dorado de Bogotá; el Camilo Daza de Cúcuta; el Alfonso Bonilla Aragón de Palmira; el José María Córdova de Rionegro; el Enrique Olaya Herrera de Medellín; El Edén de Armenia; el Matecaña de Pereira y el Rafael Núñez de Cartagena, entre otros (ver gráfico), que, tras las inspecciones del equipo técnico de la entidad, cumplieron con todas las condiciones del Gobierno.

No obstante, si bien este es uno de los pasos para la gradual reapertura de algunas frecuencias, ahora todo está en las manos de los alcaldes para coordinar entre ciudades o municipios cuáles serían las nuevas rutas. El motivo, tal y como lo estableció el Gobierno, obedece a que solo se podrán abrir nuevas rutas hasta que el Mininterior dé luz verde y se logre una coordinación entre los mandatarios locales.

“El anuncio del alcalde de Medellín es un gran paso en la dirección correcta para iniciar más vuelos piloto (...) No sabemos con exactitud cuántos alcaldes ya han solicitado, mediante carta, la reapertura. Sabemos que Pereira ya lo ha hecho, Medellín ahora lo anuncia. Con esto sería la primera apertura de una ciudad grande, que ya permitiría vuelos al Eje Cafetero y a Santander”, explicó Andrés Uribe, gerente de Iata Colombia.

Pese a que LR contactó al Mininterior para conocer en detalle las propuestas formales que han llegado a la cartera, no se tuvo respuesta alguna. Sin embargo, algunos gerentes de los principales aeropuertos destacaron cuáles serían las nuevas posibles rutas que se acogerían en las próximas semanas.

Jorge Duarte, gerente del Aeropuerto Enrique Olaya Herrera, destacó, por ejemplo, que tan solo esperan la carta oficial del alcalde para poder dar luz verde a diferentes destinos como Medellín - Manizales, Medellín - Pereira o Medellín - Bucaramanga. En esa misma línea, Fredy Jaramillo, gerente del Aeropuerto de Rionegro, agregó que las tentativas propuestas se centran en tener vuelos a Pereira, Armenia, Bucaramanga, Cúcuta y San Andrés. “Esas ciudades la propuso el señor Alcalde de Rionegro al Gobierno. Ya está radicada la carta del Alcalde de Pereira y el de Armenia, por lo que estamos esperando si aprueban esos pilotos”, dijo.

En el caso del Valle del Cauca, el jefe de seguridad aeroportuaria del Aeropuerto Internacional Alfonso Bonilla Aragón, Luis Hernando Castaño, ratificó que ya hay un interés expreso para reactivar las operaciones a cualquier destino nacional.

“Todo esto es decisión de los alcaldes. No hemos tenido el eco suficiente, a pesar de que el alcalde de Palmira tiene muy buena voluntad. Aún no tenemos eco con otros aeropuertos, pero nuestro interés máximo es Bogotá. Nosotros tenemos una intención firmada con el alcalde de Pasto, y la intención ya es manifiesta para hacer ese plan piloto de Palmira - Pasto”, destacó Castaño.

Uno de los aeropuertos que ya inició un vuelo piloto es el de Bucaramanga. Tras abrir la frecuencia hasta Cúcuta, desde dicha terminal se espera que se logre dar un consenso para iniciar nuevos vuelos al Eje Cafetero o Antioqua. No obstante, tal y como lo dicen los demás gerentes aeroportuarios, el interés central se basa en llegar a un acuerdo con Bogotá, pues la capital es el eje fundamental del transporte aéreo nacional.

“El Alcalde de Rionegro mandó una comunicación solicitando reapertura de vuelos. El Alcalde de Pereira también tiene el interés. Sin embargo, 70% de los pasajeros viaja provenientes de Bogotá, pues la ciudad tiene el control de 70% de los pasajeros a nivel nacional. Es fundamental que se active Bogotá”, señaló Daniel Lozano, gerente de Aeropuertos de Oriente S.A.S, concesionario a cargo de la terminal aérea de Bucaramanga.

Por ahora se espera que a lo largo de estos días el Gobierno Nacional dé una respuesta concreta a los mandatarios que y han realizando una propuesta formal para los pilotos. Esta se acogería en medio del aislamiento nacional que va hasta el 1 de septiembre, y, dependiendo de los concesionarios, iniciaría con por lo menos dos frecuencias diarias, explicaron fuentes del sector.

Vale aclarar que en este momento los aeropuertos del Eje Cafetero y Antioquia son los más interesados en reactivar sus operaciones. No solo por la importancia del sector para impulsar sus economías, sino además porque son dos hub estratégicos para industria nacional.

¿Se abrirán vuelos internacionales a partir del 1 de septiembre?

El gerente de la Iata Colombia, Andrés Uribe, confirmó que la semana pasada la Aeronáutica Civil confirmó que se mantiene la reapertura de vuelos internacionales para el 1 de septiembre. Según explicó el directivo, los más de 800 vuelos humanitarios internacionales prueban que las aerolíneas cumplen con todas las medidas de bioseguridad para los viajes internacionales. “Se han transportado más de 70.000 pasajeros en estos vuelos humanitarios.

Acá se ha comprobado la efectividad, por que no se ha reportado ningún contagio (...), destacó el directivo. Las declaraciones de Uribe se dan luego de que hace una semana la entidad explicara que si bien el próximo mes inician algunas frecuencias, tan solo hasta noviembre se estaría normalizando la operación.