Campetrol estima que la producción petrolera de mayo estuvo entre 730.000 y 750.000 barriles

Kevin Steven Bohórquez Guevara - kbohoquez@larepublica.com.co

En el primer trimestre del año se perforaron en total siete pozos exploratorios, lo que reflejó una caída de 36,4% frente a los 11 pozos perforados en el mismo periodo del año pasado.

Así lo detalló el más reciente informe de Campetrol, titulado 'Balance Petrolero, impactos iniciales del covid-19', en el que se añadió que del total de pozos exploratorios perforados, 43% correspondió al departamento de Tolima, en los contratos Boquerón y Tolima. A estos le siguió el Meta, con 29% de los pozos en los bloques CPO-9 y CPO-11;y Putumayo y Magdalena, cada uno con un pozo en los contratos PUT y Guama, respectivamente.

El gremio advirtió que en febrero, marzo, abril y mayo no se reportó actividad a causa de la pandemia.  "Se espera que en próximos meses se de la continuación de la adquisición sísmica con el programa Las Mercedes 2D, en el departamento de Norte de Santander", dijeron.

Ante estos resultados, Campetrol proyecta que para final de 2020 se podría encontrar un escenario muy crítico (US$25/Bl) de 9 pozos, mientras uno más moderado (US$43/Bl) de 18 pozos.

"La industria petrolera en Colombia se ha visto fuertemente afectada. La producción promedio de petróleo con corte a abril fue de 829 Kbopd, 10,6% inferior al mismo corte de 2019. El conteo de taladros ha sido otra variable que se ha visto impactada, pues pasó de 143 equipos en diciembre de 2019 a 42 en abril de 2020, 70% de contracción en cuatro meses", explicó Germán Espinosa, presidente de Campetrol.

Aunque el Ministerio de Minas y Energía aún no ha revelado la producción de petróleo de mayo, el gremio estima que para ese mes el rango pudo estar en alrededor de los 730.000 - 750.000 barriles de petróleo diarios. "Este valor implicaría una reducción de entre 18,4% y 16,1% frente a los 894.000 barriles promedio en mayo de 2019", explicaron.

De tocar este nivel, el país experimentaría los menores niveles de producción en el país desde noviembre de 2009, mes en el que la industria se encontraba en plena recuperación de la crisis de las subprime de 2008.