El director de Planeación señaló que para los programas sociales hay más de $24 billones comprometidos en el Presupuesto de 2021

Juan Sebastian Amaya

En medio de la crisis generada por el covid-19 han crecido los sectores políticos, económicos y académicos que han puesto sobre la mesa la necesidad de crear una renta básica en el país que le llegue a los hogares. Incluso, investigadores del Departamento Nacional de Planeación (DNP) plantearon la posibilidad de crear ese ingreso universal, segmentado por departamentos, que costaría hasta $18 billones al año.

Al respecto, el director de la entidad, Luis Alberto Rodríguez, dijo que en el país ya hay una renta para los más vulnerables y enfatizó que no está de acuerdo con un giro universal.

¿Cuál es el balance que hace sobre los programas sociales?
La pandemia trajo muchos retos, pero también ha sido la oportunidad para que la sociedad tenga mejores y, cada vez más cobertura, de programas sociales. Antes de la pandemia menos de cuatro millones de hogares recibían una transferencia monetaria del Estado. Después de la pandemia lo hemos multiplicado por dos: ocho millones de más hogares reciben al menos una transferencia del Estado. Podemos afirmar que 50% de los hogares recibe esto. Estamos poniendo un pilar que va a permitir, un sistema más eficiente, con mayor cobertura y focalizado.

¿Cuál será el monto del Presupuesto de 2021 destinado a estos programas?
Pasamos de $11 billones, entre 2011 y 2012, ahora en 2021 vamos a tener un componente social que asciende a $24,3 billones. Eso se materializa en que Familias en Acción queda financiado completamente, también los subsidios de servicios públicos y vamos a ampliar el mecanismo de devolución del IVA, pues llegaremos a dos millones de hogares si el Congreso lo aprueba. Es el más alto, y 32% superior al del año anterior.

¿Qué le dice a las personas de estratos medios que dicen que no han recibido subsidios?
En Colombia, 80% de los hogares recibe algún tipo de subsidio de energía, agua y gas. Estamos garantizando los subsidios, no solo de los más vulnerables, sino a tres millones de personas que estaban en la clase media, con Ingreso Solidario. Pero mantenemos los subsidios a los servicios públicos.

Hay varias discusiones sobre una renta básica universal, incluyendo un estudio de investigadores del DNP, ¿lo ve viable?
No estamos de acuerdo con una renta universal. No creo que el colombiano más rico, o alguien como yo o del Consejo de Ministros, que tiene un trabajo estable, o incluso un congresista o un alcalde deban recibir una renta si ya recibe ingresos pagados con los impuestos. Los recursos públicos deben usarse para aquellos que los necesitan. Creemos que la discusión debe darse en lo que está construido, como lo que logramos durante la pandemia. Hoy en Colombia ya existe una renta de emergencia. Bienvenidos los debates, pero no creemos que una renta universal tenga sentido en un país con altos índices de informalidad y necesidades básicas insatisfechas.

¿Ese 50% de hogares que recibe hoy transferencias, se puede convertir en la base de una renta básica?
Ya existe. Lo de ese 50% lo decía un informe de la Ocde, y es que en Colombia se creó una renta básica de emergencia durante la pandemia, y seguimos en ella y por eso los programas como Ingreso Solidario van hasta 2021. Luego habrá discusiones para ver si se amplían.

¿Cómo va el proceso de depuración de colados en el Sisbén?
Hemos seguido. Ya levantamos el proceso de encuesta en los últimos 39 municipios que nos faltaban. Ahora vamos a arrancar esta semana y esperamos acabar este año.

¿El otro año estará la base consolidada de Sisbén?
Sí. Del Sisbén 4 esperamos tener 37 millones de encuestados.