Se realizará el pago de $864.287 millones a diferentes entidades financieras a las que la energética les debía dinero

Ana María Sánchez - amsanchez@larepublica.com.co

Después de un tormentoso camino con el operador de energía pública, Electricaribe, en el que se sumaban deudas y deficiencia en el sistema y su infraestructura, el Gobierno, a través del Ministerio de Hacienda, hizo pública la Resolución que dio vía libre a que él asumiera el pasivo pensional de la compañía, que asciende a $3,4 billones.

Y aunque solo se conocía el total, ahora, el Minhacienda, en cabeza de Alberto Carrasquilla, dio a conocer por medio de la Resolución 2644 que el Gobierno realizará el pago de $864.287 millones a distintas entidades financieras a las que el operador de energía les debía dinero.

En resumen las deudas están así: $64.644 millones para la Financiera de Desarrollo Nacional por razón de la apertura de un crédito desde el 27 de mayo de 2019 y que contrató el Fondo Empresarial de la Superintendencia de Servicios Públicos para la operación de Electricaribe.

Le siguen las deudas con entidades financieras, las cuales están así: $64.643 millones al Banco Bbva por apertura de crédito en la misma fecha que la FDN; $367.500 millones a Banco Davivienda y a Bancolombia por aperturas de créditos que se hicieron el 09 de junio de 2020. Lo anterior serían contratos que se suscribieron con el Fondo Empresarial de la Superservicios, cuyo objetivo era realizar operaciones de crédito que estarían financiadas con recursos de la Nación.

Por otra parte, queda otro pedazo de la deuda que aún no se ha definido y es la de los generadores de energía eléctrica, a quienes, según Alejandro Castañeda, director ejecutivo del Andeg, aún se les debe cerca de $380.000 millones, de los cuales $300.000 millones son por contratos directos con las empresas y otros $80.000 millones por ventas en bolsa.

Para resolver esto, lo que queda es, según Castañeda, esperar a que la Superintendencia de servicios Públicos establezca las fechas y las condiciones para iniciar con el proceso liquidatorio de Electricaribe, con lo que se espera que se salde dicha deuda.

“Lo que pasa ahora es que la Superintendencia debe declarar la liquidación de Electricaribe y arranca el proceso liquidatorio, por lo que deberán nombrar un gerente encargado, después se recibirán las solicitudes de las deudas pendientes y se irán liquidando de acuerdo al orden que se establezca. Un proceso liquidatorio es demorado y podría tardar varios años”, dijo Castañeda.

Y es que aunque ya esté en papeles, es decir, con Resolución en mano, la deuda que se debe saldar con entidades financieras y otros, lo cierto es que aún quedan inciertos los $380.000 millones que se deben pagar a los generadores de energía.

LOS CONTRASTES

  • Alejandro CastañedaDirector de Andeg

    “Los generadores de energía eléctrica seguimos a la expectativa del proceso de liquidación para ver si se saldan las deudas que ascienden a $380.000 millones”.

  • Carlos Alberto GarzónDocente de economía de la U. Sabana

    “Asumir los costos del rescate de Electricaribe evidencia la necesidad de verificar las capacidades de control y regulación de la Creg, la Superservicios y del Minenergía”

Cabe destacar que, poco antes de que se conociera que el Gobierno finalmente asumiría el pasivo pensional de la firma, la Corte Constitucional declaró inexequible la sobretasa por kilovatio hora de energía eléctrica consumida en estratos 4,5 y 6, una estrategia que buscaba fortalecer el Fondo Empresarial de la Superservicios dada la deuda que Electricaribe tiene con este.

Según expertos del sector ahora queda esperar la liquidación de la compañía para que así queden todas las deudas saldadas y puedan seguir las inversiones previstas.

Inversión en energía será por $10 billones
Tras la intervención del operador de energía eléctrica, Electricaribe, el Gobierno se comprometió que con los nuevos operadores, Air-e y Afinia, se empezaría un plan de inversión de hasta $10 billones para mejorar el servicio de energía en la Costa Caribe. Con la entrega de las llaves de la prestación del servicio público en la región se espera terminar con la incansable lucha que tenía la Nación con esta empresa, la cual no daba la infraestructura necesaria para prestar el servicio y las quejas de los usuarios eran constantes en todos los departamentos en los que estaba.