La Cámara de Comercio de Cali espera que se mantenga un buen ritmo económico en la región, impulsado desde la demanda por el mayor número de personas empleadas

Ximena González - xgonzalez@larepublica.com.co

A pesar de que el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane) aún no ha revelado la variación del Producto Interno Bruto (PIB) por regiones durante el año pasado, según cálculos de la Cámara de Comercio de Cali (CCC), la participación del Valle del Cauca en el PIB nacional habría llegado a 9,2% en 2019.


Pero este no sería el único éxito económico de Cali y del departamento del Valle del Cauca. Esteban Piedrahita, presidente de la Cámara destacó que para este año esperan que se mantenga un buen ritmo económico en el departamento impulsado, desde la demanda, por el mayor número de personas que ha ingresado de manera formal al mercado laboral.

“Hay que destacar que entre 2013 y 2019, Cali fue la ciudad que más empleos formales ha generado, alcanzando un crecimiento de más de 21% en el total de personas que trabajan formalmente, lo cual ha contribuido a que la capacidad de consumo de los hogares apalanque el crecimiento económico regional. Además, el flujo de remesas desde el exterior, en alguna proporción ligadas a la exportación de servicios, el fenómeno de migración de personas desde otras regiones y otros países, también han impulsado la capacidad de consumo local”, dijo Piedrahita.

Precisamente, según el informe de la CCC, al cierre de 2019 (octubre-diciembre), Cali fue la segunda ciudad con mayor registro de creación de puestos de trabajo frente al mismo periodo del año anterior. La tasa de ocupación fue de 60,4%, mientras que en las trece ciudades principales fue 59,3%.

El directivo destacó que los resultados de la Encuesta de Ritmo Empresarial realizada durante la primera semana de febrero, y en la que participaron más de 6.400 empresas afiliadas a 24 cámaras de del país, reveló que para este semestre los empresarios del Valle tienen expectativas positivas en materia de crecimiento en ventas, ampliación de sus equipos de trabajo y, en general, de un mejor desempeño frente al año anterior.

“La consolidación de un nuevo ciclo de crecimiento destacado de la economía del Valle a partir de 2020 permitiría que muy pronto la participación en el PIB nacional llegará a 10%”, dijo Piedrahita.

Vale resaltar que el PIB real del Valle creció a una tasa promedio anual de 3% entre 2014 y 2018, frente a un consolidado nacional de 2,7%, en ese periodo se crearon 226.000 empleos, siendo el mayor registro entre 24 departamentos que reporta el Dane.

“Aunque aún no contamos con la información de 2019, es previsible que el crecimiento del Valle haya sido algo superior a 3,1%. El último dato que tenemos corresponde a un crecimiento de 11,3% anual en el 2018”, agregó Julio César Alonso, docente de la Universidad Icesi.

Por otro lado, según el Indicador Mensual de Actividad Económica (Imae), diseñado por la Universidad Javeriana Cali y el Banco de la República, la economía de Cali habría crecido 3,3% y la del Valle 2,9% al tercer trimestre de 2019.

“En los últimos años el crecimiento del Valle del Cauca ha sido mayor al nacional. Debido a que es un departamento que no depende de petróleo en sus exportaciones, la caída en los precios de estas en 2016, dio una ventana de oportunidad para acelerar su crecimiento por encima del total del país”, señaló Lya Paola Sierra, profesora e investigadora de la Universidad Javeriana de Cali, quien además agregó que uno de los sectores que impulsó la economía del Valle fue el sector comercio, que se vio favorecido por un mayor de ingreso de remesas al departamento.

Vale la pena recordar que, en términos poblacionales y económicos, el Valle del Cauca es la tercera economía más importante del país.

Piedrahita resaltó que el reciente reporte de Pobreza Multidimensional mostró que el Valle ha registrado avances importantes en la generación de mejores condiciones de calidad de vida.

“La gran preponderancia urbana del departamento, que a su vez es el mayor productor agrícola y agroindustrial del país, la consolidación de un tejido empresarial diverso y sofisticado, en el que se destacan varias de las más importantes multinacionales que operan en Colombia, generan en conjunto un entorno favorable para que Cali y el departamento mantengan su trayectoria de posicionamiento como una de las tres regiones más competitivas del Pacífico”, dijo el directivo.

LOS CONTRASTES

  • Esteban PiedrahitaPresidente de la Cámara de Comercio de Cali

    “Esperamos que en 2020 se mantenga un buen ritmo económico en la región, impulsado desde la demanda por el mayor número de personas que ha ingresado al mercado laboral formal”.