Esta medida que funciona por primera vez, tiene un cupo de $10 billones, por lo que aún el Emisor puede comprar $2 billones adicionales

Adriana Carolina Leal Acosta

El gerente del Banco de la República, Juan José Echavarría informó que desde que se autorizó la compra de títulos de deuda privada, que fue una de las medidas plantadas por el Emisor para afrontar la crisis, se han comprado $8 billones, de los $10 billones disponibles para tal fin.

Así mismo, recordaron las últimas medidas, anunciadas ayer, para inyectar liquidez permanente al sistema financiero, con las que se espera empujar a los bancos a que presten con mayor facilidad, que fue el objetivo plantado al bajar la tasa de interés de referencia de 4,25% a 3,75% hace unas semanas.

Echavarría agregó que se evaluará ampliar el cupo de la compra de los títulos de deuda privada cuando los montos se copen.

Las nuevas medidas son las siguientes:

Disminución de tres puntos porcentuales del requisito de encaje sobre las exigibilidades cuyo porcentaje de encaje requerido actual sea de 11% (cuentas corrientes, cuentas de ahorro etc). Es decir, el requisito de encaje para estas exigibilidades pasa de 11% a 8%.

Disminución de un punto porcentual del requisito de encaje sobre las exigibilidades cuyo porcentaje de encaje requerido actual sea de 4,5% (CDT de menos de 18 meses). Es decir, el requisito de encaje para estas exigibilidades pasa de 4,5% a 3,5%.

Esta disminución aplica a partir de la bisemana de cálculo de encaje requerido que comienza el 22 de abril de 2020. Con esta medida se inyecta liquidez a la economía de manera permanente por un monto cercano a los $ 9 billones. Con ello se busca estimular la generación de préstamos de la economía.

Por otra parte, la Junta Directiva autorizó la compra de TES en el mercado secundario hasta por $2 billones en lo que resta del mes de abril. Esta medida busca reforzar la liquidez del mercado de deuda pública y aumentar el suministro de liquidez.

Al mismo tiempo, la Junta Directiva autorizó al Banco de la República para intervenir en el mercado forward de TES con cumplimiento financiero. Con esto se pretende ofrecer cobertura contra el riesgo de desvalorizaciones fuertes a los participantes del mercado de TES y contribuir a la estabilidad del mismo. El Banco de la República anunciará oportunamente su intervención en este ámbito y publicará la regulación aplicable.

"Vale la pena recordar que está prohibido en la Constitución que el Banco de la República preste directamente al sector real, pero estas nuevas medidas buscan precisamente promover el acceso al crédito, porque se reducen los costos de la intermediación", dijo Echavarría.