Los ciudadanos podrán elegir entre dos tarifas que corresponderán a los permisos por seis meses o por un año

Johana Lorduy - jmunoz@larepublica.com.co

Para aquellos ciudadanos que estén pensando en la movilidad de la capital del país  y contemplando la posibilidad de pagar por el permiso especial para circular en Bogotá en los horarios de pico y placa, aquí le presentamos un ABC para entender cómo funciona este decreto.

Presupuesto
Sin duda, antes de pensar en adoptar esta medida en sus hogares, debe tener en cuenta que su presupuesto en transporte aumentará significativamente. No obstante,  habrá dos tarifas que corresponderán a los permisos por seis meses o por un año.  Los valores son de $2 millones, pago por semestral, y $4 millones por el pago anual.

De acuerdo con la Secretaría de Movilidad, los costos se mantendrán y se le avisará a los ciudadanos de las posibles modificaciones, ya que se tiene en cuenta los posibles impactos que puede traer la medida cuando esté en circulación.

¿Habrá un tope de carros circulando?
Los cierto es que hasta el momento no se ha habló de un número de carros establecidos que puedan acceder a este beneficio. Sin embargo, la Alcaldía tiene previsto hacer un seguimiento de los vehículos que opten por esta opción, para no complicar el tráfico en la capital del país.

Formulario en mano
Quienes estén interesados en pagar deberán diligenciar un formulario que encontrarán en www.movilidadbogota.gov.co. Recuerde llenar la aplicación con la información de la persona natural o jurídica y toda la información correspondiente al vehículo que inscribirá.

En cuanto a la documentación requerida debe alistar el Soat y la revisión técnico-mecánica vigente del vehículo. Esto debe ir acompañado con el comprobante de pago con los términos que indica la solicitud. La recomendación hasta este punto es que lea toda los términos.

¿Cómo sabrán las autoridades qué vehículos pagaron la medida?
Para tranquilidad de muchos ciudadanos y, por supuesto, de las autoridades , la base de datos estará disponible a través de cámaras de detección electrónica de infracciones, controles en vía realizados por los agentes de policía de tránsito, y autoridades dispuestas en el centro de gestión de tránsito, de la Secretaría Distrital de Movilidad.

¿Dónde puedo pagar?
Para brindar un servicio de calidad, la Secretaría de Movilidad está trabajando en todo lo correspondiente a la plataforma para pagos, ya que todo deberá hacerse por medio de la página oficial. Mejor dicho no deberá hacer filas en bancos y tampoco habrá intermediarios.

La página también le mostrará las dos tarifas para que usted pague la que se ajuste a su presupuesto.

¿Qué pasa si tengo carro blindado?
Con la nueva medida del Distrito de Bogotá, que destaca que los vehículos blindados también tendrán pico y placa, estos carros deberán pagar las tarifas establecidas si quieren circular por la capital del país en horarios de restricción.

Cabe mencionar que lo vehículos blindados que hagan parte del Gobierno no serán objeto de esta medida y podrán circular todos los días, sin tener que pagar un importe adicional, por lo que muchos expertos lo ven como discriminatorio.

El secretario de Movilidad de Bogotá, Juan Pablo Bocarejo, en su momento explicó que con esto buscan que las personas que blindan sus carros para estar exentos de la medida no lo hagan, y que si lo hacen le aporten recursos al Distrito, al igual que lo harán los carros que no tengan esta adecuación.

Medida que desincentiva
Con la medida  de pagar para no tener pico y placa,  la Secretaría de Movilidad busca desincentivar la compra de dos carros en las familias, y principalmente generar recursos para el sector de movilidad, especialmente para destinarlos en la mejoría del Sitp. La entidad prevé que con esta nueva medida se recauden $170.000 millones en el primer año y $400.000 millones en los próximos cinco años.

Algunos cálculos dan cuenta de que se estiman que tomen este permiso cerca de 400.000 unidades, lo que será un incremento entre 3,4% y 4,9% de los viajes en vehículo particular, y un aumento de 2% y 2,8% del tiempo promedio de viaje en vehículo particular.