El valor de referencia más la prima de calidad del café arábico colombiano cayó 11% durante los últimos 12 meses y llegó a niveles de US$1,2 por libra

Joaquín Mauricio López Bejarano - jlopez@larepublica.com.co

El punto más fuerte de la crisis del café se reflejó hace tres semanas cuando, el 7 de marzo, el precio se negociaba en Wall Street a US$0,96, un nivel que no se veía desde 2006. En medio de esta coyuntura, Colombia empezó a liderar la vocería de los productores, hasta el punto que la Federación Nacional de Cafeteros, en cabeza de Roberto Vélez, puso sobre la mesa la posibilidad de desligar al precio del café de la referencia de la Bolsa de Nueva York, que actúa bajo el denominado Contrato C.

Ayer, las críticas recibieron el apoyo de 34 países caficultores de África, Asia y las Américas, que firmaron una carta en la que solicitaron actuar con celeridad sobre la crisis e insistieron en la discusión de revisar el precio de referencia de Wall Street, que según sus cuentas no cubre los costos de producción.

La misiva, resultado de una reunión en Nairobi, recordó que durante los últimos 37 años el precio internacional promedio del grano cayó 32% en la Bolsa pasando de US$1,41 a US$0,95. Una situación que ha llevado a que, según el documento, “los productores de café hayan perdido más de 80% de su capacidad de compra en las últimas décadas”.

Para el grupo de 35 países, es una paradoja que mientras el precio del grano baje, el valor por una taza promedio sí suba, pues según ellos mientras en 1982 en Estados Unidos una persona compraba a US$1,1 el vaso, hoy lo hacen por US$3,1; además en Shangái está a US$4,6 y en Copenhague a US$6,24.

En el caso local, las preocupaciones se dan porque el precio de referencia más la prima por calidad, bajaron el último año 11,3%, pues venía de US$1,58 la libra a US$1,40.

LOS CONTRASTES

  • Roberto Vélez Gerente de la Federación Nacional de Cafeteros de Colombia

    “Llega el tiempo de empezar a pensar de una manera distinta y es desvincular el precio del café colombiano y de los suaves de la cotización de Nueva York y llegar a un punto que tiene rentabilidad”.

Igualmente, el precio interno que reciben los productores de café por cada carga de 125 kilos es de $690.000 (US$217 al cambio de ayer), precio que según el gerente de la Fedecafé no cubre los costos de producción estimados en $760.000 (US$239).

“Hoy, con varios cambios introducidos a lo largo del tiempo, se reconoce ampliamente que el precio basado en el contrato de futuros ‘C’ no cubre los costos de producción para la mayoría de los productores debido a varios factores, incluida la especulación de los fondos de cobertura que no comprenden o no les importa el café”, dice la carta.

Luis Miguel Ramírez, representante de Risaralda ante el comité directivo de Fedecafé, aseguró que “salirnos de la Bolsa es decirle a los compradores que nos paguen el café a US$1,40, entonces es cuando se nota que abandonarla es difícil porque a veces se requiere un precio de cotización”.

La misiva de los cafeteros, sin embargo, advierte que a los países productores les preocupa que el Contrato C “no sea el mecanismo correcto para descubrir el precio”. Para este año, se espera que la producción llegue a 171,2 millones de sacos (de 60 kilos); mientras que el consumo se proyecta en (163,2 millones de sacos).