Las acreencias internacionales del país llegan a US$144.068 millones, casi la mitad de todo lo que produce. En cuatro meses las obligaciones subieron más de 4%

Adriana Carolina Leal Acosta

Colombia debe a acreedores internacionales la mitad de lo que produce su economía, es decir, que de cada $100 pesos casi $50 ya son obligaciones en el exterior.

Así lo muestran los reportes del Banco de la República que apuntan a que la deuda externa en abril ascendió a US$144.068 millones, lo que se traduce en 48,6% del Producto Interno Bruto (PIB).

Esta proporción entre deuda externa y PIB es la más alta desde que se tiene registro en1995. De hecho, al comparar el monto que se debía en diciembre de 2019 con abril de 2020 se evidencia un incremento de 4,2% y al contrastar abril con abril, el aumento llega a 8%.

Lo anterior se debe a que tanto las empresas como el Es tado se han visto obligados a adquirir más créditos en el exterior como consecuencia de la crisis económica y social que ha generado el covid-19, a la cual tampoco es ajena el resto del mundo.

“En nuestro caso particular esto está acumpañado de la devaluación, que hace que la deuda que está en dólares aumente en pesos. A lo que se suma que, dado el menor ritmo del crecimiento del PIB que se está registrando, el ratio se exacerbe. Es decir que se ve más grande la deuda al compararla con lo que se produce”, explicó José Ignacio López, director de estudios económicos de Corfioclombiana.

Al revisar únicamente la cifra de la deuda externa pública, que es de US$77.141 millones, esta se incrementó 4,5% comparándola con lo que se debía al cierre de 2019 y subió 5% frente a abril del año pasado.

LOS CONTRASTES

  • Carlos CaballeroProfesor de economía de la Universidad de los Andes

    “Hay que pensar en cómo las calificadoras miran la capacidad del Gobierno para pagar la deuda, si la bajan es porque desconfian y eso dificulta acceder a créditos”

  • José Ignacio LópezDirector de estudios económicos de Corficolombiana

    “Este año se ha tenido que desahorrar para atender las necesidades, lo que prende algunas alarmas y obliga a que tengamos que ahorrar más el día de mañana”

En plata blanca esto significa que los colombianos estamos hoy más endeudamos con el mundo, pues lo que tendría que pagar cada persona por las acreencias que ha adquirido el Gobierno, que finalmente se paga con los impuestos, también ha aumentado significativamente en cuatro meses.

Específicamente, los 48,2 millones de colombianos que habitan el país, según el Censo de 2018, pasaron de deber US$1.529 en 2019, lo que es igual a $5,56 millones; a responder por US$1.598, lo que equivale $5,81 millones, con la tasa de cambio de ayer. De modo que la deuda externa per cápita se encareció en US$69, es decir, $249.887.

En este escenario, la pregunta que se hacen los economistas es cuándo y cómo se va a pagar esa deuda, para lo cual, señalan, que no hay muchas opciones.

Por un lado, se tendría que acelerar extraordinariamente el crecimiento de la economía, lo cual, si bien es una meta, dependerá de cómo avance la pandemia y cuáles serán los daños que dejará a nivel de desempleo, por ejemplo, lo que impacta directamente la capacidad de consumir de las personas y, a su vez, de que la economía se expanda. Pues, cabe recordar, que en 2019 el consumo fue el principal jalonador del crecimiento del PIB y se esperaba que en 2020 también lo fuera, aunque en menor medida.

La otra opción, que ya ha sido puesta sobre la mesa, es la de tramitar una nueva reforma tributaria. La meta del Gobierno, según quedó consignado en el marco fiscal de mediano plazo, es recaudar una suma similar al 2% del PIB con los ajustes al sistema tributario que se logren hacer, para que en 2022 el país pueda volver a cumplir la regla fiscal.

Sobre lo cual, vale la pena mencionar, que dicha norma fue suspendida durante 2020 y 2021, puesto que el Gobierno seguirá aumentando su endeudamiento para responder a las necesidades sociales que ha creado la pandemia.

“Otro aspecto que hay que mirar es cómo interpreten esto las calificadoras de riesgo y el perfil del país”, dijo el economista Carlos Caballero.