EPM y el Consorcio de la Costa atenderán 2,7 millones de usuarios de siete departamentos. Todo se oficializará en eventos en Barranquilla y Cartagena

Kevin Steven Bohórquez Guevara - kbohoquez@larepublica.com.co

El 15 de enero de 2016 la Costa Caribe se levantaba a la expectativa de lo que sería la reunión entre el entonces presidente Juan Manuel Santos, los gobernadores y varios congresistas. La ‘cumbre energética’, como la titularon algunos diarios del país, sería clave para discutir la crisis financiera y operativa de Electricaribe, una empresa que desde ese momento padecía una situación poco alentadora, en medio de un par de investigaciones por algunos contratos del Programa de Normalización de Redes Eléctricas (Prone).

El encuentro entre el Ejecutivo y Legislativo fue, quizás, la pieza clave que marcó la pauta entre los desaciertos, líos y éxitos de la empresa. A partir de ese momento, fueron varias las soluciones planteadas. Capitalizar la compañía; intervenirla o venderla fueron las cartas que se barajaron en su momento para encontrar y definir una pronta solución al servicio.

Así, tras casi 10 meses de análisis y discusiones, el 15 de noviembre de 2016 el Gobierno Nacional, a través de la Superintendencia de Servicios Públicos Domiciliarios, realizó la toma de posesión de la compañía, dándole un respiro a los más de 2,7 millones de usuarios de siete departamentos del país.

Ese proceso abrió la puerta para iniciar una enajenación en la Costa. No obstante, la solución no tuvo éxito luego de que se declarara el proceso desierto. Por eso, hoy en una ceremonia en Barranquilla y Cartagena, tras más de dos años desde aquel momento, el país está a punto celebrar la que por muchos años fue una solución inviable: no solo por las dificultades del cierre de la negociación, sino por los bajos niveles de recaudo que registra la compañía.

Se trata, de hecho, de los dos eventos que se realizarán mañana para presentar oficialmente la llegada de los dos nuevos inversionistas a la región. El presidente Iván Duque confirmará el ingreso de EPM y el Consorcio de la Costa al Caribe, con el objetivo de que en menos de un año y medio se logre una mejora gradual en la tecnología, las redes, la infraestructura y los medidores.

Todo esto se da luego de que “en estos dos años de Gobierno se hayan invertido más de $3 billones en las nuevas subestaciones, cierres de circuitos y fortalecimiento de las redes de transmisión y distribución”, destacó Diego Mesa, ministro de Minas y Energía.

La solución, que se da luego de que en 2019 se concretara una hoja de ruta y se fortaleciera con lo pactado en el Plan de Desarrollo, llega traducida en dos: Caribe Mar y Caribe Sol. Unas soluciones que requerirán mínimo $8,7 billones de inversión en por lo menos 10 años.

Bajo este panorama, EPM, con la nueva empresa Afinia, le prestará el servicio de energía a Caribe Mar, que cubre a 1,51 millones de clientes en los departamentos de Bolívar, Sucre, Córdoba y Cesar. Así mismo, el Consorcio Energía de la Costa , con su firma Aire, tendrá la operación de Caribe Sol, con 1,21 millones de clientes en los departamentos de Atlántico, Magdalena y la Guajira.

Con la llegada de las nuevas empresas, se estima que la solución al servicio sea de manera escalonada, al mismo tiempo que se ejecutan las inversiones. Pese a que todavía no se han discutido cronogramas, fuentes del sector confirmaron que en las próximas dos semanas se conocerán detalles de lo que será el plan de inversiones.

Con este hito, desde el 1 de octubre se cumplirá lo que se pensó en 2016, se falló en 2018 y se concretó en 2020.