Los niveles actuales de infección son inferiores a 4% en las áreas cultivadas.

Andrés Octavio Cardona - acardona@larepublica.com.co

La existencia de hongos como la roya e insectos como la broca, dos de las infestaciones más perjudiciales para los cafetales, se encuentra en niveles inferiores a 4% en el área cultivada. Para llegar a esa cifra, Cenicafé y la gerencia técnica de la Federación Nacional de Cafeteros (FNC) han realizado labores que han permitido reducir los índices de 34% que presentaba la roya en 2010 en el área cultivada.

Los avances en el control de estas plagas fueron presentados en el 85° Congreso Cafetero que culminó en Manizales. Sin embargo, y a pesar del progreso en esta materia, la susceptibilidad en variedades como Catimor, de las cuales hay 4.000 hectáreas sembradas o Caturra, preocupa a los comités departamentales que ven la posibilidad de que pueda incrementar la roya a nivel nacional.

Álvaro Gaitán, director de Cenicafé, explicó que pese a que hay un clima favorable para la roya, los porcentajes de infección en el país siguen bajos, controlados fundamentalmente por las variedades resistentes desarrolladas, tales como Cenicafé 1 y Castillo.

Para el control de esta plaga se evalúan moléculas y fungicidas de síntesis química y productos biológicos, con lo que se busca mitigar al máximo posible los efectos negativos que esta enfermedad puede tener en la producción, en cifras de más de 29% sin control oportuno.

Una de las principales tareas que se emplean, con proyección a 2019, es la distribución de 50.000 kilos de semillas de la variedad Cenicafé 1, de los cuales ya se han entregado a los productores 4.000 en 2017.

Asimismo, se repartirá en todas las regiones productoras la variedad Tabi y las variedades regionales Castillo Norte, Castillo Centro y Castillo Sur, las cuales están adaptadas a cada zona específica y sus condiciones particulares.

A pesar de estos avances y propósitos ambiciosos, en tipos como Catimor y Caturra la infección puede alcanzar entre 15% y 20%. “La roya se sigue moviendo, intentando romper la resistencia”, apuntó Gaitán.

Hernando Duque, gerente técnico de la Federación Nacional de Cafeteros, aseguró que la roya en particular es uno de los enemigos más peligrosos y perjudiciales, por lo que se ha insistido, a través del Servicio de Extensión, la siembra de variedades mejoradas, adaptadas a los climas y a los suelos colombianos.

LOS CONTRASTES

  • Álvaro Gaitán Director de Cenicafé

    “La recomposición de las variedades Castillo regionales, con 20 materiales resistentes a la roya, garantizan la resistencia en el largo plazo”.

A la clausura del 85° Congreso Cafetero asistieron el presidente Juan Manuel Santos y los ministros de Hacienda, Agricultura y Comercio, entre otros funcionarios. Allí, el jefe de Estado resaltó las labores en investigación que desde 1972 realiza Cenicafé, cuando la caficultura colombiana era muy vulnerable a estas plagas.

“Hoy en día, tres de cada cuatro cafetales están en variedades resistentes a la roya, un cambio sustancial si recordamos que en 2009, 70% de los árboles era susceptible a esta enfermedad”, afirmó Santos.