La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Colprensa

En un verdadero amasijo de hierros retorcidos quedó convertido el bus de servicio especial que se accidentó a la media noche de este domingo en el kilómetro 94 de la vía que de Bogotá conduce a Girardot, en el sitio conocido la Curva El Recreo, en el sector de San Raimundo.

Eran casi las diez de la noche cuando el vehículo de placas SUC 720, de la empresa de Transporte Internacional de Turismo, salió de Bogotá con destino a la ciudad de Cali y Palmira con 41 pasajeros a bordo. 

El automotor, conducido por Leonardo Ospina Mafla, de 43 años de edad, formaba parte de una caravana de ocho buses que regresaban a Cali y Palmira luego de que sus ocupantes –más de 400- asistieran el fin de semana al complejo empresarial de Corferias, en Bogotá, a una capacitación de la empresa Gano Excel, con sede en Cali y dedicada al mercadeo de diversos productos. 
 
La poca visibilidad de la noche y la llovizna se conjugaron con la pérdida de los frenos del automotor, primera hipótesis que manejan las autoridades como la causa del accidente. 
 
El saldo no pudo ser más trágico: 27 personas muertas y 14 más heridas que fueron trasladas a los hospitales San Rafael de Fusgasugá, Cardiovascular y Mario Gaitán Yanguas de Soacha, y al Hospital Regional de Silvania. 
 
Revisión mecánica
El comandante de la Policía de Carreteras, general Francisco Patiño, confirmó que el conductor del bus siniestrado no presentaba alcoholemia. 
 
“El conductor manifiesta que el vehículo se quedó sin frenos, que trató de maniobrarlo pero que no esperaba encontrarse con un hueco tan grande, de casi cinco metros de profundidad”, explicó el oficial. 
 
Según dijo, el bus al quedar sin frenos se precipitó a un abismo después de haber resbalado más de 20 metros por un cultivo de tomate. 
 
El general Patiño agregó que se trata de un bus modelo 1993, que tenía al día todos los documentos de operación así como la revisión técnico-mecánica. 
 
“Es un hecho muy lamentable, les pedimos a los conductores que respeten las normas de tránsito, que revisar el buen funcionamiento de sus vehículos, que mantengan la velocidad, que no combinen gasolina y licor”, dijo el oficial. 
 
A través de su cuenta en Twitter, el presidente Juan Manuel Santos lamentó lo sucedido. “Nuestros corazones están con las familias de las víctimas del terrible accidente en la vía a Girardot. Manejar con cuidado en esta navidad!!”. 
 
Versión de los testigos 
 
Varios de los habitantes del sector que ayudaron al rescate de las víctimas, relataron la manera como se presentó el accidente. 
 
“Eran las 10:40 de la noche cuando escuchamos un ruido muy fuerte. Nos asomamos a ver qué pasó y vimos el bus volcado. Quedó vuelto nada, apenas se escuchaban muchos gritos pidiendo auxilio”, relató uno de los espontáneos que ayudó a los organismos de socorro. 
 
Otro lugareño contó que alcanzó a sacar con vida a un menor de edad, quien a los pocos minutos falleció. “Prácticamente murió en mis brazos”, relató. 
 
Contó también que una pasajera atrapada entre los hierros retorcidos gritaba de forma incesante por uno de sus hijos, de quien no se supo qué suerte corrió. 
 
Una vecina del lugar de la tragedia dijo que junto con su esposo “ayudamos a sacar a varias personas” mientras sus hijos llamaron a la Policía de Carreteras. 
 
Y uno más comentó que cuando llegaron los organismos de socorro, “nos sacaron de aquí dizque porque íbamos era a saquear a las víctimas. Nosotros solo estábamos ayudando”.