En el Congreso Cafetero, Roberto Vélez indicó que el país puede tener 12% de la producción mundial de manera sostenida, con el trabajo asociativo como pilar

Andrés Cardona

En el marco del 85° Congreso Cafetero en Manizales, Roberto Vélez, gerente de la Federación Nacional de Cafeteros, apuntó que la rentabilidad ha sido el esfuerzo permanente y consistente en pro de los caficultores y su sostenibilidad a largo plazo.

“La estrategia debe ser sólida, con definición de prioridades a las cuales apunta el sector cuando apremian dificultades como falta de recursos o factores externos”.

Sobre la demanda mundial que crece exponencialmente, Vélez apuntó que “debe crecer cerca de dos millones de sacos por año. Si se quiere ser 12% de ese pastel de nuevo, es necesario producir de dos a tres millones de sacos más. Colombia debe mantener el porcentaje en la caficultura mundial con esa cantidad. Ahí interviene la productividad, mejorar el promedio en el país cafetero de 18 a 21 sacos por héctarea, pequeños esfuerzos que podrían ayudar a esa meta y llevarlo a niveles que tienen Antioquia, Caldas o Risaralda”.

Cada vez que se abre sobre la situación de oferta y demanda hay errores. “La producción mundial tuvo una caída de 1,7% con 155,8 millones de sacos que ocurrió en Colombia, pero también pasó en Brasil, un problema que tiene impacto global”, informó el gerente.

Con estos objetivos bien definidos, “en 2030, podríamos tener la caficultura necesaria que garantice la participación de 12% de Colombia en ese panorama mundial”, expresó Vélez.

En la presentación de su informe de gestión, el gerente de la FNC anunció que el segundo foro mundial de países productores que este año se organizó en Medellín, se realizará en México.