.
DEPORTES Conozca cómo puede entrenar o ejercitarse desde del hogar casi descalzo
viernes, 19 de marzo de 2021

La marca italiana Vibram sacó al mercado europeo un tipo de calzado especial, llamado Five Fingers, para mantenerse en forma

Diario Expansión - Madrid

La actividad deportiva indoor comienza... por los pies. Igual de importante que practicarla con las prendas específicas, lo es hacerlo con el calzado adecuado: uno que sujete el pie y lo proteja evitando torceduras o resbalones. Así lo cree la casa italiana Vibram, que ha diseñado un modelo específico para los que buscan un alto rendimiento y apenas disponen de un hueco diario para practicar fitness, yoga o pilates en casa entre las horas de estudio y teletrabajo.

Vibram Five Fingers es una zapatilla flexible, lista para todo tipo de entrenamientos indoor independientemente de la intensidad de los mismos. Además de seguridad, proporciona una nítida sensación de contacto con el suelo gracias a su diseño y a su suela. El primero tiene como objetivo un acomodo total para los cinco dedos lo que incrementa la libertad de movimientos. Y la suela, fabricada con Vibram XS Trek, ofrece un agarre sin resquicios lo que garantiza el rendimiento en todas las superficies.

Vibram, que fabrica cada año más de 40 millones de suelas de caucho de alto rendimiento, lanza este modelo en dos versiones: FiveFingers V-Train 2.0 y FiveFingers KSO Evo. FiveFingers V-Train 2.0 está pensada para prácticas en las que se requiera resistencia y agilidad. Está provista de un sistema de cordones Hook+Loop para un cierre y ajuste personalizados lo que optimiza el confort, la estabilidad (incluso en los movimientos laterales más enérgicos) y el equilibrio. Disponible en varias combinaciones de negro y azul (y rosa para mujer) pesa 220 gramos (177 gramos el modelo femenino), y cuesta en Europa unos 129 euros.

El modelo FiveFingers KSO Evo difiere del anterior en que en su parte superior está confeccionada con un material ligero y ventilado que se ajusta mediante un sistema de cierre de cordones. Cuesta 95 euros.