Analistas

El mercado aéreo para 2018

2017 fue un año de grandes retos y acontecimientos históricos, con altos y bajos, pero que realmente demuestran que el turismo sigue siendo uno de los motores principales de la economía del país. Desde que iniciamos operaciones el 25 de mayo de 2012, la forma de viajar en Colombia cambió completamente. Ayudamos a reactivar la economía brindando nuevas oportunidades a los colombianos de hacer realidad su sueño de volar y conocer más y nuevos destinos. Fue así como en 2012 el Aeropuerto José María Córdova de Rionegro tuvo el mayor crecimiento de pasajeros domésticos a nivel global con 44%, generando desarrollo económico para los años siguientes que se vio reflejado en la creación de establecimientos, restaurantes parqueaderos, mejoras en las vías de acceso, y nuevos empleos inducidos como taxis y transporte público alrededor del mismo.

Pero esta región no fue la única que gozó de estos beneficios, fue el país entero. Es claro que la aviación es la base pasa estimular la conectividad y la prosperidad social y económica de la región. Por eso en Viva le seguimos apostando al turismo con inversión, adquiriendo un total de 50 aeronaves de la Familia A320 que empezarán a llegar entre 2018 y 2022. Con esta inversión de aproximadamente US$5.300 millones (según el catálogo de Airbus), reiteramos el compromiso de democratizar la aviación en toda la región, la cual trae un impacto directo en la inversión extranjera, confianza en el país, generación de nuevos empleos, y conectividad e inclusión para el crecimiento económico. Estimamos en los próximos cinco años contribuir con más de 2.500 empleos directos nuevos, 27.500 indirectos y cerca de 40.000 inducidos en el sector. Esta inversión va en línea con las expectativas de la Oaci (Organización de Aviación Civil Internacional), donde la red global de transporte aéreo tiende a duplicarse en volúmenes de pasajeros y vuelo una vez cada quince años, y los pronósticos actuales indican que se espera que vuelva a duplicarse para 2030.

Con estos 50 aviones nuevos, esperamos seguir llevando el Efecto Viva, que es la disminución de las tarifas y el crecimiento del mercado con la llegada de la aerolínea a cada rincón del país y la región; especialmente a rutas como Barranquilla-Bogotá, Bogotá-Cali y Cali-Medellín donde los precios de los tiquetes se han incrementado desde nuestra salida hasta un 111%, 96% y 68% respectivamente. Tenemos planes de regresar muy pronto, esperando que las autoridades aeroportuarias entiendan su participación en reducir el valor de viajar para los clientes que quieren el bajo costo. Es así que 2018, si bien es un año complejo donde nos seguimos enfrentando al alza del dólar y el del combustible, dos indicadores que afectan directamente los costos de las aerolíneas, el sector sigue apostándole al turismo y la conectividad del país. Muestra de esto es que durante este año más de 18 aeropuertos han iniciado su modernización y nosotros en Viva estamos listos para tener un crecimiento sostenible para que los más beneficiados sigan siendo nuestros clientes.