.
Analistas 23/04/2022

La Antipaz

Vicente Echandía
Diplomático

Sigue pasando. Nuevamente el Gobierno salió a mostrar lo que está haciendo en temas de paz y nuevamente agrupaciones y colectivos salen a desmentir lo que el gobierno dice que está haciendo. Se va a terminar el gobierno, y vamos a seguir en las mismas que cuando empezamos. Todos peleando por una supuesta paz.

A mediados de los noventa, estudiando en la Universidad Javeriana, tuve la oportunidad de compartir clases con Carlos Franco y Oti Patiño, que en ese momento estaban recién desmovilizados del Ejército Popular de Liberación y el M-19. No recuerdo que ese proceso de desmovilización hubiera generado tanta resistencia, no se si porque desde el inicio se tenía claro cual era el alcance de lo que se buscaba o si porque en ese momento nadie quería usar el tema como una herramienta política. Al parecer algo de eso cambió con los años y con la negociación de La Habana, de lo que se trató, abiertamente o no, fue volver político. El tema de los asesinatos es una verdad que duele, pero endilgársela a este gobierno es desconocer la naturaleza del problema. No puede haber sino una intención política de desprestigio de quienes usan esta arma. La paz se convirtió en el objeto del conflicto.

Tiene que haber una visión mas amplia de lo que es la paz, de como se lograr y de los logros que se ha tenido. Recuerdo tener esa conversación con alguien de los que había tenido algo que ver con esa negociación, y para el solo valía su visión. No era suficiente con que el gobierno hubiera tenido que adoptar el programa de otro, sino que ni siquiera le podía dar su tinte.

El monopolio sobre la paz y la imposibilidad de que haya metodologías, implementaciones, tintes diferentes acerca de como se debe implementar.

Tuve la fortuna de estudiar con algunos desmovilizados del M19 y el EPL, era 1995 y con compartir clases con Carlos Franco y Oti Patiño era a la vez intimidante y esperanzador. Estudiábamos sobre la paz y de su visión mas profunda. Íbamos mas a la de la paz como la ausencia de violencia y nos metíamos en la definición de Johan Galtung,

La Paz con nombre propio. Esto no es un tema de unión pero por el manejo político que se le dio al tema en el cual los dos lados la embarraron. Tanto los de las trizas como los del referendo embutido.

Si esto sigue así, La Paz antes que ser un tema de unión, va a seguir convirtiéndose en un tema de polarización, y todo por cuenta de los que consideran que sólo su versión de lo qué pasó en La Habana es la posible.

Detrás de los acuerdos hay la intención de llevar Estado a donde no ha existido nunca y eso es lo qué hay en los Pdet. El trabajo de Ardila ha sido importantísimo y hay muchas cosas que mostrar. Sin embargo para los de la oposición nunca se habrá hecho suficiente, a pesar de que el gobierno que negocio La Paz si que hizo poco por su implementación en el tiempo que tuvo. Recuerdo bien las quejas de guerrilleros desmovilizados que en labores tan básicas como compras de materiales y carpas se quejaban porque el gobierno no lo lograba.

Lo que se ha hecho en este gobierno, si se lograr limpiar de toda la mierda que hay alrededor de la polarización es importante. Y como se lo he oído a Ardila, lo de los Pdets ni siquiera tenía por qué estar en los acuerdos. Es lo mas básico en términos de construcción de Estado. Ahora, si ya está en esos acuerdos, pues hay que aprovechar y doblar los esfuerzos.

El problema es que gane quien gane, la polarización desde ya se sabe q va a continuar, así sea Petro, Fajardo o rico. La polarización ya esta instalada y no permite ver mas allá de las pasiones, y además el problema es que se ha instalado en el tema de la Paz y va a ser difícil sacarla.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA