.
Analistas 21/09/2021

Vivienda Disparada

Simón Gaviria Muñoz
Exdirector de Planeación Nacional

En el primer semestre se vendieron 109.000 viviendas, nuevo récord del país. En agosto se aceleró aún más con 20.000 adicionales. Las modificaciones del subsidio para vivienda de interés social resultaron exitosas. Frente al promedio de ventas VIS del periodo Ene-Ago de los últimos cinco años, las ventas de 2021 aumentaron 66,3%. Hay que defender los incentivos que permiten a la construcción ser el líder de la recuperación económica, crecer construyendo equidad. Con casi 55% de los subsidios adjudicados, el programa de vivienda está garantizado hasta el final del Gobierno. Ojalá los candidatos a presidente mantengan la atención en la vivienda.

La modificación que permitió al Fondo Nacional Garantías respaldar hasta el 70% de los créditos para personas con ingresos inferiores a dos salarios mínimos, aumentó la colocación de crédito y también la equidad. En programas anteriores los bancos privilegiaban las personas con ingresos más altos para ir bajando gradualmente. En el actual programa, de los 200.000 subsidios, 78% de los beneficiarios tienen ingresos menores a dos salarios mínimos; anteriormente tan solo 25%. Esto no es caridad, al poner a la nación como co-deudor se disminuye el perfil de riesgo de los más pobres. Menos riesgo, más crédito.

Otra buena decisión fue permitir la concurrencia de subsidios represados en cajas de compensación. Más de 30.000 de estos se sumaron al esfuerzo nacional, dando un empujón, pero aumentando más la progresividad. También generó más competencia permitirles a las cajas y al sector solidario competir por estas hipotecas. Es que no es solo las ayudas estatales, también bajaron las tasas. La decisión de otorgar un monto fijo de $450.000 de subsidio en créditos, en vez de poner el subsidio a la tasa debería aplicar a todo el programa, especialmente los de más bajos ingresos.

Pero el boom de la vivienda no es exclusivo de Colombia. Las bajas tasas de interés y el aumento de subsidios son una receta global contra el freno económico. Países como Turquía, Filipinas o Alemania tuvieron incrementos de más de 10% en el precio de la vivienda; Colombia con 4,6% estaría por fuera del top 20. Esto para no hablar de sub-mercados como los de Florida o Texas con ciertas zonas duplicándose en valor en un año. Aunque en la construcción per cápita de viviendas en América Latina, Colombia es líder.

Porque en pandemia pasamos más tiempo en casa y ya no gastamos en otros ítems, los ahorros los estamos gastando en casa nueva o mejorando la que tenemos. No en vano, Pintuco incrementó ventas en 33% este trimestre e Ikea, la multinacional sueca de artículos del hogar, abrirá su primera tienda en Colombia. Hasta ahora esta tormenta de ventas son contratos financieros, el reto vendrá en los próximos meses cuando se construyan. Según el Dane, la inflación de costos de la construcción a julio es de 7,15% y eso que no ha empezado lo duro. La tendencia es al alza.

Sin duda, la vivienda ha sido la estrella de la recuperación económica en 2021. El éxito de Minvivienda en parte ha sido construir sobre lo construido. Pero reconocimiento merece el Gobierno Duque por su innovación. La pregunta es para los aspirantes presidenciales: ¿cómo seguir mejorando con éxito, en un sector que ha sido líder por 8 años?