Analistas

Apuesta por inversión y recomposición sectorial

GUARDAR

La nueva realidad del sector minero energético y de la dinámica regional ha hecho imperiosa la necesidad de darle celeridad a la tan anhelada recomposición sectorial que requiere el país para diversificar su aparato productivo, mejorar la capacidad de generación de empleo y aumentar la productividad. En este proceso es clave el impulso del ahorro financiero canalizado a través de la Banca y el Mercado de Capitales, pero también sustentado de manera decidida por un sistema tributario competitivo, que incentive no sólo la inversión extranjera y los nuevos proyectos de inversión, sino que sea proclive a mantener y dinamizar la inversión ya existente. 

Dada la menor tracción del ahorro público en los próximos años, resultado del imperativo ajuste fiscal que supone esta nueva realidad, el ahorro financiero, como motor del ahorro macroeconómico, será pieza clave en esta gran apuesta por la inversión y la recomposición sectorial, lo que permitirá canalizar los ingentes recursos que necesita el país de cara a los próximos cinco años si queremos superar los enormes cuellos de botella en materia de infraestructura y competitividad.

La banca, en este contexto, no solo está preparada sino comprometida con este proceso. Sin embargo, este gran desafío para el país no recae de manera exclusiva sobre el sistema bancario y de allí la necesidad de contar con el acompañamiento del mercado de capitales para acelerar este proceso. Es necesario continuar focalizando los recursos de inversión hacia los sectores más vulnerables y con mayor potencial, hacia aquellos sectores que permitirán dinamizar la actividad económica.

Si no se logra una mayor inserción  del mercado de capitales en la promoción de dicha recomposición el proceso de reacomodamiento sectorial y productivo tomará más tiempo. La experiencia internacional muestra que cuando aumenta la participación de recursos provenientes del sistema financiero y del mercado de capitales sobre sectores como el industrial o el agropecuario, claves en este proceso, los réditos que de allí se puedan derivar llegan a superar el 10%-12% real, con niveles relativamente bajos de riesgo. Un mecanismo inmensamente valioso, en especial si se tiene en cuenta el rezago del sector rural y las debilidades estructurales en muchos segmentos de la industria. El diagnóstico parece claro, sin embargo, se necesita de la mayor voluntad política y de la más adecuada regulación para dinamizar los avances.

Adicionalmente, los esfuerzos que de manera aunada y decidida puedan promover la Banca y el Mercado de Capitales no hallarán buen puerto sin un sistema tributario competitivo. Las tasas efectivas de tributación en Colombia bordean el 75% de la utilidad de las empresas, una talanquera que no solo dificulta la promoción de nueva inversión sino que ahuyenta la ya existente. El país ha comenzado a ver con preocupación la salida y el cierre de producción de muchas empresas en medio de grandes talanqueras en materia impositiva que han terminado por estrangular su capacidad tributaria, una gran alerta de la materialización de los efectos de la alta carga tributaria y de las dificultades en materia competitiva.

El gobierno, en el marco de discusión del estatuto tributario y de la nueva reforma tributaria estructural, debe digerir esta realidad y diseñar un esquema que nos lleve a una estructura tributaria menos inequitativa, más competitiva, y con reglas estables y transparentes. Necesitamos un sistema más ágil y eficiente en el control de la evasión, sin perjuicio para las utilidades corporativas y sin continuar amenazando su viabilidad económica. Hemos tocado las puertas de la Ocde y ello nos pone en la tarea de lograr establecer una reforma que incorpore elementos de progresividad y sin efectos adversos sobre la dinámica del empleo y la inversión. 

Un sistema financiero más profundo junto con reglas tributarias estables, progresivas y compatibles con la inversión son los elementos que permitirán fortalecer de manera decidida los ritmos de crecimientos que el país requiere para acercarse a los estándares del primer mundo.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés