Analistas

La ciudad ideal

GUARDAR

En días pasados una prestigiosa revista británica publicó un escalafón de las ciudades con mayor calidad de vida para sus habitantes. El primer lugar en el mundo lo ocupó Copenhague, capital de Dinamarca.

Copenhague, al igual que varias de las urbes que lograron los primeros puestos en esta evaluación, se caracteriza por ser una ciudad amable con los peatones, con parques y zonas verdes, llena de bicicletas, siendo este el principal medio de transporte de sus habitantes sin distinción social, de ocupación o de edad.

Otra característica fundamental de este estilo de ciudad es el uso del espacio público, que al ser manejado de forma ordenada se convierte en el principal punto de encuentro y centro vital de la ciudad: cafés, zonas de concierto, plazas públicas, calles peatonales, que generan integración, inclusión y dan vida a esta y a muchas de las más “amables” ciudades del mundo. 

Traigo este ejemplo a colación pensando el gran reto que tenemos los bogotanos hacia delante y, en general, Colombia y América Latina, continente que no aparece en ese escalafón.   Los políticos, los empresarios y  todos los ciudadanos debemos  asumir la responsabilidad de construir para nosotros  y las futuras generaciones ciudades que ofrezcan a sus habitantes una mejor calidad de vida y posibilidades de integración, que generen, con espacios de infraestructura, sociedades igualitarias, por las cuales estamos trabajando.  Creo que ya es hora de dejar atrás nuestro pensamiento de “tercer mundo” y empezar a trabajar y soñar con los más altos estándares.

Para lograr una meta lo más importante es comenzar. Hoy podemos decir con orgullo que el macro proyecto de vivienda de interés social Ciudad Verde, el cual se desarrolla en Soacha – Cundinamarca, se ha convertido en un ejemplo de ciudad amable para quienes la habitan.  No en vano, durante dos años seguidos la Universidad de Harvard nos invitó a presentar el  proyecto;  y el mes anterior, hicimos lo propio en la  Universidad de Miami.

A Ciudad Verde la  han visitado delegaciones de México, Corea, Alemania y Perú, y participó en el reciente Foro Mundial del Hábitat organizado por la ONU en Medellín, gracias a una invitación del Ministerio de Vivienda.

Ciudad Verde surgió como resultado de una alianza público – privada, un modelo de trabajo y ejecución que deberíamos copiar para obtener mayores logros y abonar experiencias de buenos resultados en beneficio  de las familias colombianas.

En Colombia necesitamos políticos comprometidos con el bien común, con una visión ambiciosa y de largo plazo, acompañada de una alta capacidad de ejecución.  Necesitamos empresarios que vayan más allá de sus intereses particulares y estén dispuestos a “ir un kilómetro extra” más allá del cumplimiento de las obligaciones mínimas; y, por último, necesitamos ciudadanos que asuman su papel eligiendo a conciencia a sus gobernantes, ejerciendo el control que les corresponde y respetando las normas.

Pareciera ser una misión imposible, pero si miramos atrás, hacia finales de los años 90, nadie apostaba a que el país alcanzara grandes avances en sus principales indicadores.  Hoy, sin embargo, somos un país diferente y como tal, tenemos el derecho y el deber de soñar con las mejores condiciones de vida para cada uno de los colombianos.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés